Website Security Test 

Un mensaje inservible

17 - Febrero - 16

Escribir en su muro de Facebook que “no autoriza a la red a usar sus contenidos” no sirve de nada. Estas son algunas claves de esas ‘declaraciones’ de uso de redes sociales.

Redes sociales

Desde hace varios meses, los muros de Facebook se han visto inundados por una declaración de sus usuarios en la que, básicamente, no autorizan a la red social a utilizar sus imágenes, fotos, videos o comentarios.

Para darle un aire de seriedad, el mensaje termina nombrando normas, estatutos y leyes que, en su mayoría, no existen o no tienen que ver con el tema en cuestión. Una clave: la Corte Penal Internacional tienen cosas un poco más importantes que hacer, que legislar sobre quién puede o no compartir las fotos que tomé de mi gato esta mañana.

¿Sirve de algo esta declaración?

La respuesta es muy sencilla: NO. Este mensaje es simplemente una nueva cadena que tiene como fin alimentar el ego de quien la creó (que ahora disfruta contando los millones de incautos que le creyeron) y llenar la red de basura inservible.

Ante todo, recuerde que usted aceptó las condiciones del servicio cuando decidió poner su perfil en Facebook y que no puede cambiarlas simplemente por poner un mensaje en su muro. Estas son algunas claves para que tenga en cuenta al momento de compartir contenidos propios en cualquier red social:

  • La mejor forma para evitar que alguien utilice fotos o videos que considera personales y privados es no compartirlas, bajo ningún motivo, en cualquier red social. Ante todo, usted es el primer responsable del buen o mal uso que se le dé a esa información que considera valiosa.
     
  • Antes de utilizar cualquier red social, lea las condiciones del servicio. Aunque parezca ‘paisaje’, ese largo documento que mucha gente decide saltarse dice claramente qué puede o no puede hacer el sitio web con los contenidos que comparten sus usuarios.
     
  • Poner declaraciones en su muro de Facebook para prohibir, restringir o cambiar las condiciones de utilización de sus contenidos solo sirven para que usted y quien las lea pierdan su tiempo. Es como si se pudiera cambiar las condiciones del contrato de arrendamiento de una casa (como el precio de la renta), por el solo hecho de pegar un mensaje en la puerta. Así no funcionan las leyes.
     
  • Si, definitivamente, no está de acuerdo con las condiciones que le pone una red social para que pueda utilizar sus servicios, lo mejor es que cierre su presencia en ella. Nadie está obligado a usar estos sitios web y menos si están en contra de sus convicciones e intereses.