Inicio

La Deep y la Dark web ¿realmente son ‘el lado oscuro’ de Internet?

13 - Septiembre - 22
Fotografía: Una persona con audífonos trabajando con un computador de escritorio
En TIC confío+
Fotografía: Una persona con audífonos trabajando con un computador de escritorio

En los buscadores convencionales solo está el 10% de toda la información que hay en Internet

Internet es todo un universo que llegó para revolucionar el mundo y la forma que las personas interactúan, trabajan, estudian y hacen todo tipo de transacciones. Agilizó las comunicaciones, acortó distancias, pues antes de Internet era casi imposible pensar en una comunicación inmediata entre dos personas que estaban en diferentes continentes y, en general, permitió grandes avances a la sociedad. 

El informe ‘Digital 2022 April Global Statshot’ revela que en la actualidad más de 5 mil millones de personas en el mundo son usuarios de Internet y la mayoría accede de forma convencional, es decir a través de buscadores como: Google Chrome, Internet Explorer, Yahoo o Firefox

Sin embargo, cuando las personas acceden de esta forma a Internet, están navegando solo en el 10% de toda la información que contiene la red, pues el 90% restante se aloja en las denominadas Deep web y dark web

Para comprenderlo mejor, los expertos dividen Internet en tres franjas: 

La Surfaceweb: Es allí en donde están las páginas y redes sociales a las que acceden las personas generalmente. Por ejemplo, las páginas web de los principales medios de comunicación, las de los bancos, empresas, etc. 

La Deep Web: Allí se encuentra toda la información que no está indexada, es decir, a la que no pueden acceder los motores de búsqueda. Este tipo de información es, por ejemplo, las contraseñas de correo electrónico, la información que albergan las páginas de pagos en línea, e incluso, los perfiles de redes sociales que no son públicos.

La Dark web: Es la zona más “profunda” de Internet, la forma más conocida para acceder a la dark web es a través de una herramienta o aplicación especial llamada TOR, que toma los datos que entran y salen a través de la conexión a Internet y los hace pasar a través de un circuito de servidores repartidos por todo el mundo. De esta forma se consigue que la persona navegue de forma anónima. 

TOR es la sigla en inglés de “The Onion Router”, traducido al español, “el enrutador cebolla”, la referencia de la cebolla es porque la estructura de TOR permite navegar en diferentes capas de circuitos de servidores, lo que hace casi imposible rastrear la actividad de una persona mientras navega allí.  

Arthuz Diaz Ortiz, experto en ciberseguridad, explica que ingresar a Internet a través de TOR, puede poner en riesgo la seguridad de la información de quien accede. “En la dark web una persona se expone a perder su confidencialidad por compartir información con personas que le ofrecen productos o servicios que son fachada solo para acceder a sus datos, como por ejemplo, estafa de venta de criptomonedas, productos muy exclusivos a bajo costo, etc.. Adicionalmente cuando se accede a Internet por este medio se está expuesto a la contaminación por software malicioso, pues allí no hay control o validación de sitios y contenidos, por lo tanto, se les facilita a los cibercriminales infectar los dispositivos de quienes acceden”.

Una de las preguntas más frecuentes de las personas frente a la dark web, es qué tipo de contenido se puede encontrar allí. Contrario a lo que muchos pensarían, hay información de valor como, por ejemplo, textos e investigaciones académicas, contenidos literarios, etc.. Estos se resguardan allí para evitar que caigan en manos de personas que no les den un uso adecuado. Sin embargo, Arthuz Díaz advierte que sin importar qué tipo de contenido o con qué objetivo ingrese una persona, siempre estará expuesta. Por eso se dan las recomendaciones de siempre, como no dar datos de tarjetas de crédito ni compartir información personal. 

Otro de los cuestionamientos que surge es por qué se le denomina “Dark web”. Frente a esto, Arthuz Díaz explica que, gracias a la posibilidad de navegar de forma anónima, este espacio se convirtió en un punto de convergencia para los ciberdelincuentes, quienes encuentran la combinación perfecta que les permite hacer actividades fraudulentas en contra de las personas. 

A pesar de las actividades ilegales que se pueden dar allí, no se puede decir que la Dark web sea algo malo, es tan solo una herramienta y depende del uso que le den las personas. Está en manos de cada quien la decisión sobre cómo usar Internet tanto en la Surfaceweb como en la Dark web.

El programa En TIC Confío+ ofrece herramientas para que las personas aprendan a usar Internet de forma segura y responsable, con criterio del contenido que ven y comparten y del uso que se le da. Si quiere conocer más ingrese a www.enticconfio.gov.co.

 

Conoce otras iniciativas del MinTIC

Regístrate y accede
Regístrate y accede
Regístrate y accede
Regístrate y accede
Regístrate y accede
Regístrate y accede
Regístrate y accede
Regístrate y accede
Regístrate y accede
Regístrate y accede