Website Security Test

Inicio

Los nuevos riesgos en Internet

16 - Febrero - 16
Ciberseguridad

Con el surgimiento de nuevos servicios y herramientas digitales, que aprovechan las conexiones de internet, comienzan a surgir nuevos riesgos y formas para que los delincuentes actúen. Estos son algunos de ellos.

Aplicaciones de Bots: estos son pequeños programas para teléfonos inteligentes o redes sociales que contestan automáticamente a preguntas que los usuarios realizan, de forma similar a Siri, en iPhone. Sin embargo, como los bots se ‘alimentan’ con frases y expresiones de los mismos usuarios, pueden ser utilizados de forma anónima para hacer bullying, promover delitos (como la pornografía infantil) y realizar actividades de grooming. 

Por ejemplo, cualquier usuario puede enseñarle a contestar “Bogotá” cuando alguien le pregunte: “¿Cuál es la capital de Colombia?”. 

El bot más difundido en la actualidad es SimSimi, que utiliza una pequeña mascota amarilla como su imagen, lo que causa empatía con los menores de edad. Aunque sus productores anuncian que es una aplicación para mayores de 17 años, no existen barreras para que cualquier niño la descargue. 

La mayoría de frases que contesta SimSimi están compuestas por groserías y referencias sexuales, que han puesto los usuarios que lo han ‘entrenado’. Además, cualquier persona podría enseñarle a contestar con datos privados, como teléfono o correo electrónico, cuando alguien se los pregunte. Así se convierte en una herramienta para delincuentes, pederastas y abusadores.  


Sitios de preguntas / Foros en línea: aunque estos sitios ya tienen algunos años en línea, poco a poco han comenzado a ser utilizados para difundir vicios y conductas riesgosas, o engañar a sus usuarios para que sean víctimas de delitos. 

Servicios como Yahoo Preguntas, Ask.FM o Quora, no tienen mayor control de las capacidades profesionales, morales o éticas de las personas que contestan aquellas preguntas que la comunidad formula. Así, muchas veces reciben consejos que terminan por acrecentar sus problemas o por promover actividades objetables. 

Por ejemplo, si alguien pregunta cómo puede suicidarse, antes que obtener una recomendación profesional para atender su situación mental, el usuario podría recibir ejemplos claros para hacerlo. 

Otras veces, los usuarios son víctimas de troles que posan de expertos, pero en realidad quieren hacerles daño o buscan una actividad para entretenerse un poco.  


Grupos privados en redes sociales: estas son páginas que cualquier usuario puede abrir en algunas de las redes sociales más utilizadas –como Facebook o Twitter– a las que solo se puede acceder por invitación. En estos, sus integrantes pueden promover delitos y actividades ilícitas, sin tener control por la comunidad. 

Estos pueden ser utilizados para atraer a clientes y víctimas, al venderse como lugares exclusivos, así como para promocionar y vender material ilícito. Según el sitio Vice News, algunos de estos grupos ofrecen pornografía infantil a sus miembros a cambio de ‘me gusta’. 


Hiperconectividad: con el avance de la conectividad, ahora es posible ingresar a internet casi desde cualquier dispositivo. Relojes, televisores, equipos de sonido, consolas de videojuegos, neveras y hasta automóviles ahora cuentan con características para que sus propietarios naveguen, revisen sus redes sociales y envíen correos electrónicos donde se encuentren. 

Por una parte, esta hiperconectividad no solo está estimulando la ciberdependencia – al ofrecer nuevas ventanas a los contenidos digitales–, sino que se convierte en una nueva puerta para que los delincuentes roben información privada de sus víctimas, que luego puedan utilizar para cometer sus actividades. 

Cabe recordar que estos dispositivos no cuentan con las medidas de seguridad ni con las actualizaciones permanentes, que se encuentran en teléfonos inteligentes o computadores personales.