La evolución del grooming

07 - Octubre - 17

Cada vez menos delincuentes sexuales atacan a menores de edad haciéndose pasar por niños o después de mucho tiempo de seguimiento a través de internet. Así lo están haciendo.

Abuso Sexual

Una investigación de la Universidad de Swansea, en el Reino Unido, muestra la forma como los ‘groomers’ están cambiando sus hábitos para llegar de forma más rápida a sus víctimas potenciales. En este delito, delincuentes se hacen pasar por otras personas a través de internet para atacar sexualmente a menores de edad. 

Los investigadores examinaron los chats recolectados por la organización Perverted Justice Foundation, los cuales tenían comunicaciones entre adultos que se hacían pasar por menores de edad –por lo general, niñas– y depredadores sexuales (que desconocían que estaban hablando con adultos). 

Tras más de 250 conversaciones, ninguno de los ‘groomers’ intentó hacerse pasar por otro niño. De hecho, según Cristina Izura, sicóloga de la Universidad de Swansea y quien hace parte del proyecto, un gran porcentaje dijo su edad real desde el comienzo. "Tuvimos un rango de edades reales de entre 18 y 65; y otro (que el que ellos declaraban) de entre 16 y 61 años de edad", dijo en el diario inglés The Guardian

Otro hallazgo que resaltaron los investigadores fue la rapidez con que actúan actualmente estos delincuentes: tan solo 18 minutos tomaron algunos depredadores sexuales para hacer frente a su víctima. El más veloz usó estrategias sofisticadas, persuasivas, basadas en el lenguaje para construir confianza, en el cual incluyó pequeñas charlas y elogios.

El estudio muestra que no hay un tipo de groomer en línea, sino que existen diferentes perfiles que usan diferentes formas de comunicarse con los menores de edad. Esta es una actividad compleja, que involucra la construcción de confianza, el aislamiento y la desensibilización hacia el comportamiento sexual. "En el grooming en línea hablamos de una red de procesos y estrategias que no siguen siempre el mismo orden", dijo la profesora Nuria Lorenzo-Dus, directora del proyecto.

El objetivo de este estudio es desarrollar mejores aplicaciones y software para detectar a los groomers en línea."Si no entendemos cuáles son las tácticas, no podremos identificarlas cuando los niños nos puedan estar diciendo implícitamente del tipo de cosas que encuentran cuando interactúan en línea con otros", dijo Lorenzo-Dus.

Por lo pronto, los especialistas dicen que no es realista quitarles internet o supervisar de cerca sus actividades digitales, sino que lo más importante es hablar con ellos sobre lo que hacen en línea. "No basta con preguntarles una vez lo que hacen en línea. Es algo que debería ser frecuente y planteado en las discusiones en la familia, en la escuela, en cualquier contexto", dijo la directora.

Con información de: 

Online grooming of children often 'alarmingly fast', researchers find, en The Guardian

 

 

 

Información relacionada