Website Security Test

Corte Suprema define diferencias entre abuso y acoso sexual

20 - Marzo - 18

Aunque pueden existir similitudes entre los términos, ambos constituyen delitos que tienen una naturaleza y penas muy diferentes.

Ciberacoso

En días pasado, la Corte Suprema de Justicia brindó claridad sobre el alcance legal y jurídico que tienen los términos acoso sexual y abuso sexual. Así, dio respuesta al caso de Nelson Javier Castaño Sánchez, director del Hogar Juvenil Campesino de Angelópolis (Antioquia), quien fuera acusado de tocar los genitales de uno de sus estudiantes en 2011.

Según el Tribunal, el acoso sexual sucede cuando hay una relación de poder en la que alguien de mayor autoridad, edad, o posición social o económica deja “en una suerte de sin salida a la víctima, puesta en el parangón de acceder a lo solicitado o perder dicha posibilidad”. 

En este caso, deben existir conductas repetitivas y persistentes por parte del acosador, las cuales tienen la intención de conseguir favores sexuales no consentidos. La Corte define a los acosadores como esas personas que persiguen, hostiguen o asedien física o verbalmente a otra persona con “una suerte de continuidad o reiteración, que no necesariamente demanda días o de un tiempo prolongado, pero sí de persistencia por parte del acosador”.

Cabe anotar que este acoso se puede realizar por medios digitales y redes electrónicas, a través de mensajes en redes sociales o de correo electrónico. 

En el caso de abuso sexual, la Corte Suprema dice que solo se produce cuando se consuman los deseos del agresor, a través de violencia física o mental.  En otras palabras, un caso de acoso puede dar vía a uno de abuso, en la medida en que el acosador realice sus amenazas. 

La Corte especificó que el abuso incluye “el uso de la fuerza, la amenaza del uso de la fuerza, la coacción física o psicológica, como la causada por el temor a la violencia, la intimidación, el abuso de poder, la utilización de entornos y circunstancias que impidan a las víctimas dar su libre consentimiento”. 

En Colombia, el acoso sexual es castigado con una pena de entre 1 y 3 años de prisión, mientras que el abuso sexual tiene una condena de entre 8 y 16 años de cárcel. 

Para el caso de Castaño Sánchez, la Corte determinó que el acusado debía quedar en libertad porque la Fiscalía no demostró que hubiese violencia durante el hecho en que acosó sexualmente al estudiante. 

Información relacionada