Preguntas frecuentes

  • Aprovechando la participación ciudadana

    Los entornos digitales y en especial las redes sociales permiten un rol cada vez más protagónico a los jóvenes para ejercer influencia y esbozar inquietudes e ideas, posibilitadas por la dinámica de las comunidades virtuales como si fueran movimientos sociales. En estos medios los jóvenes encuentran respuesta a su deseo innato de formar relaciones, de pertenecer y de llamar la atención, de validar y de aceptar. Sin embargo, se debe tener en cuenta como el joven realiza una participación activa por encima de una actitud pasiva o indiferente, cuáles son los derechos y responsabilidades para la participación, como detectar comportamientos extremos de la comunidad como: riesgo de amarillismo, polarización, fake news (noticias falsas) y concientizar y sensibilizar sobre el consumo digital.

    La participación requiere un análisis sobre ¿quién es el público?, ¿qué información se desea compartir y debatir con ellos?, ¿cómo se sabe que se ha entendido el mensaje?, ¿cuál es la mejor manera de compartir causas y lograr movilizaciones?, ¿cómo saber si la participación es adecuada?

  • ¿Cómo tratar la adicción digital?

    La tecnología es adictiva y más para los menores de edad, las interfaces intuitivas de los entornos digitales centradas en visualización y multimedia hace muy atractivo estar conectado, incluso el anonimato para navegar e interactuar estimula estar siempre conectado. El síntoma de la adicción es “no sentirse bien” al no estar conectado con los entornos digitales, es evidente que los jóvenes se encuentran entre los mayores consumidores de tecnología digital. Para estar alerta se debe tener claro síntomas e implicaciones de la adicción a la tecnología, como prevenir la adicción (realidad digital y realidad analógica), como aplicar el “silencio digital” y no abandonar otras actividades del mundo físico y cuál es el rol de familias e instituciones educativas alrededor del tema.

    Para darle a los jóvenes elementos de juicio y actuación se deben comprender: ¿Por qué es tan frecuente en la vida de los jóvenes la dependencia tecnológica?, ¿Cuáles son las consecuencias potenciales de la adicción?, Considere las consecuencias físicas, sociales y emocionales? y ¿por qué es importante entender el tema de la adhesión y cómo abordarla?

  • ¿Cómo protegernos en el mundo digital?

    No basta con aprender a usar las tecnologías digitales o prohibir su acceso para evitar los peligros de la inseguridad digital, se requiere es de empoderar a los jóvenes para que se conviertan en usuarios más inteligentes y seguros en los entornos digitales. La voluntad de los jóvenes de revelar información personal a cambio de su participación en comunidades o programas digitales que cautivaron su atención es preocupante debido al desconocimiento de cómo protegerse para no dar datos de manera inapropiada, a través de membresía en comunidades sociales en línea. Se propone por tanto hacer énfasis en cómo tener contraseñas seguras, en cómo acceder a contenido legítimo (incluyendo evitar las implicaciones del plagio), en como configurar la privacidad en las redes sociales, en qué hacer si se comparten datos sin consentimiento, en cómo proteger a los dispositivos digitales e incluso presentar los alcances del hacking. El joven debe ser consciente de que muchos sitios web solicitan información que es privada y saber cómo manejar responsablemente dichas solicitudes.

    Entender las razones por las que la gente usa contraseñas, los beneficios de usar contraseñas y conocer estrategias para crear y mantener contraseñas fuertes y seguras. Entender que muchos sitios web fomentan la compra de productos y ser consciente de los métodos utilizados para promocionar y lograr las adquisiciones. Entender que no debe revelar información privada a una persona que apenas conoce en línea. Saber cómo crear contraseñas seguras para proteger su información privada de cuentas en línea y redes sociales. Entender que los sitios web deben proteger la información privada de los menores de edad y cómo identificar estos sitios seguros buscando sus políticas de privacidad y sellos de privacidad de aprobación. Es importante distinguir los tipos de tecnología y dispositivos móviles que se utilizan y los sitios web y plataformas de medios sociales a los que se accede para saber cómo configurar la privacidad y las autorizaciones a compartir datos.

  • Nuestro bienestar digital

    Existen muchos peligros alrededor de los entornos digitales como las posibilidades de acoso cibernético, el robo de identidad, la exposición a los daños y dañinos cibernéticos, así como el riesgo de consecuencias a largo plazo como resultado de las marcas digitales que cada joven deja en el ciberespacio. El buen trato en la red es fundamental para que los jóvenes saquen mayor provecho al acceso a la información, a los espacios de formación y aprendizaje, a la participación e interacción interpersonal, a la comunicación, a las oportunidades verdaderas del ciberespacio, a comprender el mundo físico cambiante y potenciar habilidades intelectuales como la síntesis, la observación y el manejo de información.

    Se propone entonces privilegiar temas como la intimidación cibernética, como protegerse del ciberacoso o ciberbullying, como prevenir y enfrentar el Grooming (evitar contactos con personas desconocidas en internet), las implicaciones del “sexting” o envío y recepción de mensajes sexuales, como proteger la privacidad en línea, como mantener relaciones digitales saludables y comprender los alcances legales (incluido el contacto con las autoridades).

    El joven debe conocer estrategias para protegerse contra el robo de identidad y las estafas que intentan acceder a su cuenta y a su información privada en línea. Entender el concepto de privacidad en su vida diaria y en lo que se refiere a compartirla por Internet. Entender las formas en que los sitios web y las empresas recopilan datos en línea y los utilizan para personalizar el contenido para sus usuarios, así como considerar los motivos de las empresas al hacerlo. Los jóvenes deben comprender que las personas aprovechando el anonimato en línea se pueden hacer no responsables de su comportamiento, también que mensajes, fotos y vídeos publicados en línea también se pueden compartir tan rápidamente que la gente a menudo puede perder el control de su contenido.

  • La huella digital y su uso Responsable

    Se pretende distinguir entre identidad digital, reputación digital y huella digital haciendo énfasis en desarrollar habilidades que les permitan a los jóvenes encontrar, evaluar y compartir información de manera responsable, entablar una conversación constructiva con otras personas de diversos orígenes y asegurar que su participación en línea es segura, ética y legal.

    Los jóvenes necesitan ser orientados y empoderarlos sobre marca digital, identidad digital, reputación digital, influencia positiva, como proteger y borrar datos personales para evitar que los jóvenes usuarios del ciberespacio adopten comportamientos arriesgados e inapropiados que pueden ser vergonzosos o perjudiciales para su futuro porque no saben lo que hacen. Un joven que sepa leer y escribir digitalmente sabe cómo proteger su privacidad, respeta la privacidad de los demás, y emplea estrategias para mantener la seguridad de la información y de los datos en línea. Los jóvenes deben proteger su huella digital para que la información que publican en línea no se use para colocarlos en una situación insegura.

    Al joven se le recomienda pensar sobre las cosas que publican en Internet, si las personas con las que se está en contacto comparten los mensajes que se les envió, cuánto tiempo se queda en línea lo que se publica, quienes pueden verlo y si es posible borrarlo. Cómo gestionan la información de sus perfiles en línea y cómo eligen qué publicar en línea y cómo hacerlo.

  • Nuestro trabajo

    La vida de los jóvenes depende hoy en día más que nunca del acceso a los entornos digitales (internet, teléfonos móviles, redes sociales, videojuegos), dichos entornos han creado una necesidad de acceso, uso y apropiación, los jóvenes requieren de la convivencia digital para guiarlos, analizar críticamente la información, interactuar de manera segura en el ciberespacio, proteger su privacidad y comunicarse correctamente y de forma ética.

    Se propone entonces que los jóvenes comprendan e interioricen que es la convivencia digital, huella digital y su uso responsable, como conservar el bienestar digital y contrarrestar el ciberacoso, como protegerse y defenderse de la inseguridad digital, como evitar y tratar las adicciones tecnológicas y como aprovechar la participación ciudadana en el ciberespacio. Todos estos temas privilegiados para que los jóvenes y sus familias no se vean abrumados en medio de la amplitud de los escenarios y posibilidades de actuación de las tecnologías digitales.

    La convivencia digital pretende empoderar a las jóvenes para identificar los riesgos asociados a los entornos digitales, dar a conocer criterios para publicar en línea sin que estén perjudicados en el futuro, compartir el conocimiento de en quién pueden confiar y en quién no, evitar la dependencia tecnología y potenciar la participación y compromiso de los jóvenes con causas sociales y de los intereses de su generación.