La cadena de una sana convivencia digital

2020-05-18

En la sociedad actual todos, de alguna forma, tenemos una incidencia clara en el mundo virtual, ya sea como creadores de contenido, consumidores o beneficiarios de bienes o servicios en línea o, simplemente, como internautas con una participación activa en la web


En la sociedad actual todos, de alguna forma, tenemos una incidencia clara en el mundo virtual, ya sea como creadores de contenido, consumidores o beneficiarios de bienes o servicios en línea o, simplemente, como internautas con una participación activa en la web. 

Cualquiera que sea el caso, es claro que todos desempeñamos un rol combinado entre nuestras acciones cotidianas fuera y dentro de la web, y es por ello que la convivencia digital depende de las responsabilidades que cada individuo ejerce en sus espacios de interacción. 

Es por ello que la buena convivencia digital depende de una cadena de responsabilidades que involucra activamente a padres, madres, docentes, cuidadores, niños, niñas, adolescentes, creadores de contenido, influencers, medios de comunicación, entre otros. 

Desde la iniciativa Convivencia Digital del Ministerio de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones describimos algunas de las responsabilidades de estos roles en la sana convivencia en los entornos virtuales:

Padres, madres y cuidadores: en el rol cotidiano de ser guía de niños, niñas y adolescentes, los adultos enfrentan un sinnúmero de retos, especialmente cuando de medios digitales se trata, por ello y con el fin de aportar a la convivencia digital positiva, se recomienda acompañar a los menores en la selección de información confiable en la web, así como incentivar el diálogo sano, la tolerancia, el respeto y el aprovechamiento de las tecnologías para la creatividad y el conocimiento.

Docentes: el ejercicio profesional del docente implica la generación de conocimiento, por lo que para la convivencia digital, es preciso que los maestros inspiren a sus estudiantes al intercambio de experiencias, el reconocimiento de las diferencias y el debate respetuoso en todos los espacios, incluyendo las redes sociales. 

Influencers: la responsabilidad de una alta audiencia hace que quienes tienen en redes una gran cantidad de seguidores revisen con atención el impacto de cada publicación, la sensibilidad frente a la tolerancia, las opiniones políticas y, especialmente, el ejemplo que son para sus seguidores, pues su rol es fundamental para la convivencia digital.

Niños, niñas y adolescentes: hoy en día, en muchas ocasiones los menores lideran en casa los procesos de alfabetización digital, por ello su responsabilidad es la de compartir sus experiencias y conocimientos, no solo para que toda su familia sea activa digitalmente,  sino para prevenir los riesgos en línea y buscar acciones para mejorar la convivencia digital. 

Para conocer más pautas de Convivencia Digital desde los diferentes roles sociales, sigue la cuenta en Instagram @ConvivenciaDigital