Website Security Test

Chicas STEAM, un programa que resalta el aprendizaje colaborativo entre niñas y mujeres

15 - Octubre - 20
#BuenaOnda

“La formación de las mujeres es el camino para que podamos desarrollar nuestras pasiones, habilidades y metas”: Nicole Palma, participante en Chicas STEAM.

  • El programa, liderado por el Ministerio TIC y Maloka, se desarrolla con éxito en la formación y fortalecimiento de habilidades para que niñas y jóvenes puedan desarrollarse profesionalmente en áreas del conocimiento que tradicionalmente eran lideradas por hombres.
  • "La formación de las mujeres es el camino para que podamos desarrollar nuestras pasiones, habilidades y metas": Nicole Palma, participante en Chicas STEAM.
  • "Debemos fortalecer en las niñas la inclusión y el liderazgo para que tengamos más participación de mujeres en las áreas STEAM": Catalina Palacios, mentora de Ciencias del Programa Chicas STEAM

Las mujeres hacen parte esencial de los procesos de apropiación tecnológica y la transformación del país, es por eso que varios programas de aproximación a las ciencias y la tecnología se han sumado para empoderar a esta población en procesos de innovación y tecnología que se desarrollan hoy en Colombia.

El Ministerio TIC, en alianza con Maloka, desarrolla el proyecto Chicas STEAM (Ciencias, Tecnología, Ingeniería, Arte y Matemática), una iniciativa para impulsar los talentos de las niñas y jóvenes en programas de fortalecimiento de habilidades para el desarrollo de carreras en estos campos.

El proceso de formación

300 jóvenes son las beneficiarias de esta primera fase del proyecto en el que, además, se cuenta con la mentoría de mujeres colombianas que ya han desarrollado proyectos y carreras en estas áreas del conocimiento como un espacio de inspiración para impulsar el cumplimiento de sus metas.

Este proceso de formación incentiva el conocimiento colectivo, lo que, para Catalina Palacios, mentora de Ciencias, representa un valor adicional en la propuesta formativa del programa, pues en su rol de mentora "la interacción con las niñas es muy interesante, porque desde sus conocimientos previos tienen ideas formadas y yo las cuestiono para que logren definirlas con claridad, así como también aporto en los debates para la formación de sus propios conceptos".

Esto coincide con la percepción de Nicole Palma, una niña beneficiaria, pues afirma que lo que más le agrada de este espacio es “como entre todas avanzamos, aprendemos y llegamos a la solución de los ejercicios trabajando en equipo y con el apoyo de las mentoras”.

Este ejercicio ha tocado profundamente la vida tanto de las estudiantes como de las mentoras pues “es una gran responsabilidad incidir en las decisiones de las niñas, espero que sea una influencia positiva para su futuro”, agrega Palacios.

Además, se reconoce que este espacio es muy enriquecedor para ellas porque les permite tener contacto con aspectos a los que usualmente no tienen acceso y se apoyan para resolver cuestionamientos, desde perspectivas diferentes a las que usualmente tienen en su contexto social y familiar, aportan una mirada crítica y esperanzadora en su objetivo de ingresar a las áreas STEAM.

El camino recorrido

En Colombia, este proceso de participación de las mujeres en estos campos del saber se ha desarrollado paulatinamente.

Las mujeres empezaron a ingresar a pregrados STEAM en universidades colombianas solo hasta los años 30, siendo los programas afines a la biología y la medicina los más opcionados entre la población femenina de la época, pero esto corresponde a las pioneras. Sin embargo, el estereotipo de la mujer del siglo pasado era el de una mujer dedicada 100% al hogar, al esposo y los hijos. Por ejemplo, a finales de los años 40, se graduó la primera ingeniera civil. Como resultado, el número de mujeres en carreras STEAM era muy bajo. Con el tiempo la sociedad colombiana empezó a reconocer las capacidades cognitivas y humanas de la mujer para desempeñarse en profesiones STEAM, y al mismo tiempo lograr un equilibrio con su vida personal”, dijo la docente e investigadora de la Universidad de Los Andes Kelly Garcés Pernett.

Aún hay camino por delante para conquistar por completo este campo, por lo que Catalina Palacios, determina dos principales retos hoy para las mujeres. “El primero es lograr la equidad de oportunidades y luchar contra esa idea de que las mujeres no servimos para ciertas cosas, pues es una mentira: sí servimos. Esto además se suma al reto de la equidad de reconocimiento, pues las niñas no ven representaciones de mujeres exitosas en las ciencias o en la tecnología y eso hace pensar que no es un espacio para ellas”.

En este contexto, el Ministerio TIC y Maloka caminan de la mano con el objetivo de mantener y generar más espacios que, como Chicas STEAM, fortalezcan las habilidades de las nuevas generaciones para que desde un rol protagonista de las niñas y mujeres Colombia logre una transformación digital satisfactoria.

Un ejemplo para las nuevas generaciones de Chicas STEAM

Catalina Palacios es una de las mentoras de ciencias. Bióloga de profesión, es una apasionada por la investigación y una convencida del valor que tiene construir conocimiento desde los espacios no formales para lograr una comprensión del mundo desde una perspectiva colaborativa.

Desde su afición por la biología evolutiva busca dar un acompañamiento responsable y comprometido a las niñas que ven en ella un ejemplo o modelo a seguir. “Es satisfactorio compartir con ellas espacios de debate y ver cómo van construyendo sus proyectos de vida, derrumbando esas barreras sociales e ideas que en sus contextos alguna vez las hicieron cuestionarse sobre sus capacidades para participar en un proyecto STEAM”, comenta Palacios.

Desde el rol de la mentoría también ha podido acompañar de cerca los procesos personales de algunas participantes, encontrando la motivación para insistir en la importancia de espacios fuera de la academia que permitan el desarrollo libre de las capacidades y la “diversidad de opiniones para construir un conocimiento más experiencial”.

Finalmente, Catalina Palacios valora y resalta la iniciativa Chicas STEAM del Ministerio TIC y Maloka, como una “oportunidad única para buscar la equidad y generar seguridad en nuestras niñas sobre sus habilidades para la participación en cualquier área del saber.”