Website Security Test

Cargar teléfonos en USB públicos tiene sus riesgos

22 - Marzo - 18

Usar esos puertos en aeropuertos o centros comerciales para recargar la batería de sus dispositivos podría exponerlo a robos de información. Así puede cuidarse.

Ciberdependencia
Si usted tiene la costumbre de cargar la batería de su teléfono inteligente mediante los puertos USB que encuentra en espacios públicos (como aeropuertos, restaurantes o tiendas de cadena), tenga cuidado: podría ser víctima de ‘juice jacking’, una nueva práctica que utilizan los delincuentes para robar datos personales. 
 
Básicamente, además de transmitir energía eléctrica, los puertos USB públicos pueden ser utilizados para crear una conexión con el dispositivo, a través de la cual se pueden extraer datos o instalar aplicaciones malignas, sin que el usuario se dé cuenta. Ante todo, recuerde que el cable que utiliza para cargar su teléfono es el mismo que usa para intercambiar información con su computador. 
 
Si bien la mayoría de teléfonos inteligentes cuenta con características para evitar estos intercambios de datos sin que la persona brinde su autorización, los delincuentes han encontrado formas para obtener ese permiso. Según el sitio web Teknautas, a veces se intenta engañar al usuario diciéndole que si se acepta dicha ventana, su dispositivo tardará menos en cargar. En esas ocasiones, hay que sospechar de las verdaderas intenciones del servicio. 
 
Así mismo, si la persona suele conectar su teléfono a su computador –para sacar copias de seguridad o almacenar archivos– podría tener activa la opción MTP de forma permanente. Esta permite detectar computadores de forma automática, para transferir datos rápidamente. Si el USB público está conectado a un computador, su propietario accederá a la memoria del teléfono fácilmente.  
 
¿Qué hacer para cargar el teléfono de forma segura?
 
Si definitivamente está obligado a cargar su teléfono en la calle, puede seguir las siguientes recomendaciones para mantener su información segura: 
 
- Lleve un cargador. Junto al cable USB que suele utilizar, siempre tenga un cargador para tomacorrientes tradicional a mano. Así no tendrá que conectarlo a puertos USB sospechosos. 
 
- Utilice baterías externas. Otra forma de evitar estos enchufes consiste en tener una batería recargable a mano. 
 
- Apáguelo. Si debe usar uno de estos puntos –y no está esperando llamadas o mensajes urgentes–, apague el equipo antes de conectarlo. Así impedirá que otro equipo acceda a él y de pasó notará que su dispositivo se carga más rápido. 
 
- Vea su pantalla. Si debe usar uno de estos puntos, pero necesita su teléfono, fíjese que no aparezca ningún logo de USB en la barra de notificaciones de la pantalla (si aparece, quiere decir que otros equipos pueden acceder a sus datos). Si aparece este ícono o algún mensaje sospechoso, desconéctelo de inmediato. 
 
Algunos expertos recomiendan no usar el dispositivo durante la carga para evitar darle permisos a desconocidos sin querer o dejar que otros espíen nuestras actividades. 
 
Con información de: 
 
Información relacionada