Website Security Test

Siete riesgos de las consolas de videojuegos

04 - Julio - 18

Cada vez más personas utilizan consolas de videojuegos para entretenerse y pasar su tiempo libre. Sin embargo, podrían generar algunos riesgos que debe tener en cuenta para evitar problemas en el futuro.

Ciberdependencia
Las consolas de videojuegos son una de las actividades de ocio más realizadas por niños, jóvenes y adultos. No por nada han construido un negocio que genera más 108.000 millones de dólares alrededor del mundo, según cifras de la agencia Newzoo. 
 
Sin embargo, las opciones de conectividad y los servicios en línea que ahora ofrecen estos productos también pueden convertirse en una puerta de entrada para actividades ilícitas. Lastimosamente, los usuarios no suelen darse cuenta de los riesgos que pueden traer estos dispositivos y no toman las medidas para controlarlos.
 
1. Ciberacoso 
El anonimato que ofrecen las consolas de video suele ser mayor que el de otros equipos. Al usar avatares, los niños pueden usarlas sin decir quiénes son, a qué escuela asisten ni a qué se parecen. Tristemente, como señala Get Safe Online, algunos  jugadores aprovechan su identidad variable para "afligir" a otros y crear experiencias menos agradables. Por ejemplo, podrían robarles bienes necesarios para sobrevivir en el mundo virtual. 
 
2. Problemas de privacidad
Stay Safe Online recomienda a los niños nunca crear nombres de usuario derivados de sus nombres reales, o que puedan revelar su ubicación o edad. Según US-CERT, la naturaleza social de los juegos en línea permite a los ciberdelincuentes enviar mensajes personales a través de las plataformas, en los que intentan descubrir información personal detallada. Al juntar datos de juegos y otras fuentes, los hackers pueden establecer cuentas a nombre de otras personas o acceder a cuentas ya existentes. Nunca revele ningún tipo de información personal y asegúrese de que los nombres de usuario y las contraseñas sean diferentes en los diferentes juegos.
 
3. Información personal de las consolas
Cuando han dejado de ser útiles, muchas familias tiran estos dispositivos a la basura o los venden en sitios de intercambio, pero olvidan borrar su información personal. Lo mejor es investigar en internet cuál es la forma recomendada para eliminar esos datos de forma efectiva –y que puede variar según el tipo de dispositivo-. Si la consola incluye unidades de almacenamiento (por ejemplo, tarjetas SD), no olvide revisar que no lleven tarjetas o discos. 
 
4. Problemas con las webcam
Cualquier dispositivo conectado, como una cámara web, puede ser controlado por ciberatacantes y ser usada para espiar a sus hijos. Asegúrese de analizar su sistema en busca de malware, y asegúrese de que la configuración predeterminada de su cámara web esté ‘desactivada’.
 
5. Grooming
Las consolas pueden ser usadas por mayores de edad que buscan atraer y preparar víctimas más jóvenes. El resultado final puede ser mensajes inapropiados, chats de webcam o incluso reuniones cara a cara que podrían conducir a la explotación sexual. De acuerdo con Internet Safety 101, los juegos en línea brindan a la oportunidad de desarrollar una especie de experiencia compartida en línea, convirtiéndose en el defensor o compañero de equipo del niño. Tras alcanzar metas, estos personajes forman un vínculo con los jugadores más jóvenes y desarrollan un conjunto de experiencias comunes que conducen a preguntas más personales. Combatir este problema significa hablar con sus hijos sobre los riesgos en línea y monitorear su juego de cerca.
 
6. Costos ocultos
Algunos juegos en línea tienen un modelo ‘freemium’, en que dan algunos contenidos de forma gratuita, pero piden dinero para acceder a otras partes del juego. Como señaló Mashable, por ejemplo, los usuarios de Windows 10 tienen que pagar para jugar ciertos modos de juegos clásicos sin que los anuncios les interrumpan. O un jugador puede usar dinero real para comprar una espada virtual o una armadura, o acumular cargos de tarjeta de crédito para ganar oro o experiencia para sus personajes. Lo más acertado es nunca dar el número de tarjeta si un juego lo pide.
 
7. Malware 
Estos programas modifican aplicaciones legítimas y cargan la versión maliciosa a Google Play u otro mercado legítimo. PC World reportó un ejemplo reciente de esto: cuando se descargaba, el troyano se ejecutaba y era capaz de tomar el control del dispositivo Android de un usuario y hacerlo parte de una "botnet" más grande. El malware funciona con un temporizador de retraso, por lo que las víctimas no sospecharán que su juego en línea es la fuente. La lección aquí es tener siempre cuidado con las aplicaciones que está descargando. Las aplicaciones pueden parecer legítimas, por lo que es importante leer las revisiones, investigar a los desarrolladores y asegurarse de que la aplicación sea segura antes de su descarga.
 
 
 
Información relacionada