Website Security Test

Sexting entre niños, un tema complejo

04 - Julio - 18

Cuando un menor de edad envía fotografías íntimas a través de internet, podría generar consecuencias legales y sociales muy graves. Esto debe hacer si su hijo lo está haciendo.

Abuso Sexual

El sexting es una actividad cada vez más difundida entre personas de todas partes del mundo. Básicamente consiste en enviar imágenes íntimas (desnudos o en situaciones sexuales) a otras personas, mediante sistemas de mensajería instantánea o redes sociales. 

En todos los casos debe primar el sentido común: si un adulto piensa enviar estas fotografías, debe asegurarse de que su receptor es una persona que conoce bien y que es de su entera confianza, que no utilizará esas imágenes para cometer delitos –como chantajes–, que no las va a distribuir entre otras personas y que tiene claves en sus dispositivos, para evitar filtraciones en caso de pérdida o robo. 

Ahora bien, en el caso de los menores de edad, el sexting puede tener consecuencias mayores y más profundas. Básicamente, estas fotografías o videos podrían transformarse en ‘material de abuso sexual infantil’ o ‘pornografía infantil’, un delito que tiene penas de hasta 20 años de prisión en Colombia. 

Por eso, si se da cuenta que su hijo o su hija recibe o envía esta clase de fotografías, es necesario explicarle los riesgos que puede encontrar: posibles chantajes, burlas de amigos o conocidos, entrar en redes de tráfico de personas. Pídale que las elimine de inmediato. 

Converse con el menor de edad, siempre en calma para hacerlo sentir apoyado. Busque conocer la situación y entender las razones que lo motivaron a hacerlo, por ejemplo, una nueva relación, curiosidad, presión social o acoso, entre otros.

Hable con los padres de los amigos involucrados –si son menores de edad también–. Además de conocer mejor la situación, podrá seguir la ruta de ese material y pedir que sea eliminado antes de que circule entre otras personas. 

En algunas ocasiones recurrir a la institución educativa puede ser una opción delicada. Así como pueden asesorar y dar luces para afrontar de mejor manera el asunto, es posible también que deban tratar esta situación teniendo en cuenta sus dimensiones legales (debido a la delgada línea que lo separa de ser catalogado como pornografía infantil).

Información relacionada