Website Security Test 

Mensajes de odio: más allá del acoso

19 - Noviembre - 18

Los comentarios en línea que atacan a grupos sociales o comunidades pueden afectar profundamente a toda clase de lectores. Así debe enfrentarlos.

Ciberacoso

Los discursos de odio comprenden todas aquellas expresiones, frases y palabras que difunden, incitan, promueven o justifican cualquier tipo de agresión, violencia o discriminación contra una persona o un grupo de personas. No importa la razón, estos comentarios son un serio problema para la protección de los derechos humanos y atentan contra la democracia. 

Curiosamente, este es uno de los riesgos más comunes al que se enfrentan los niños y adolescentes cuando ingresan a internet. 

Aunque estos discursos utilizan un lenguaje similar al que se utiliza en el ciberacoso, en este caso buscan herir a otros por sus rasgos o sus preferencias personales como raza, etnia, nacionalidad, religión, discapacidad, orientación sexual, identidad de género o sistema de creencias. A diferencia de la crueldad persistente del matoneo en línea, los mensajes de odio pueden ser cosa de una sola vez, pero que tienen un impacto ante la radicalidad que expresan. 

De hecho, estas frases suelen tener un profundo impacto entre los menores de 18 años, en especial cuando hacen parte del grupo objetivo o, peor aún, si se sienten identificados con lo que enuncian. 

¿Cómo enfrentarlos?

En caso de que encuentre un mensaje de odio que lo afecte directamente o que usted considere que agrede a un grupo social, es válido brindar una sola respuesta de forma objetiva y seria para refutar esos argumentos. Sin embargo, evite meterse en una guerra de comentarios con uno de sus incitadores: en ocasiones buscan eso para justificarse aún más. 

Si usted conoce a quien publicó el mensaje de odio, podría contactarlo directamente o, si se trata de un niño o adolescente, hablar con sus padres, profesores o tutores para enterarlos de la situación. Lo importante es evitar que estos mensajes se difundan: recuerde que pueden tener consecuencias en el mundo real, donde muchos pasan de las amenazas a los hechos.  

Con información de: 

 


 

 

Información relacionada