Website Security Test

Cibermareos, una forma de enfermedad por movimientos severos

02 - Noviembre - 18

Los cibermareos que producen los equipos de realidad virtual podrían ser catalogados como una forma de mareo tradicional. Una investigación que cambiaría la forma de hacer pruebas en profesiones que enfrenten movimientos severos.

Ciberdependencia

Los mareos por movimientos severos y los cibermareos –que se originan al utilizar dispositivos de realidad virtual– se tratarían de la misma condición clínica, dice una investigación revelada por Journal of Applied Physiology, la cual estudió ambas afecciones en un mismo grupo de personas. 

El mareo por movimientos es una consecuencia común de ‘desajuste sensorial’. Esto sucede cuando lo que una persona ve, siente y percibe no coincide entre sí, es decir cuando hay un conflicto entre los canales sensoriales que definen la orientación corporal y la posición en el espacio. La desconexión se produce entre los ojos y el sistema vestibular, que controla el funcionamiento del oído interno, el equilibrio general y la orientación de una persona en un espacio físico. 

Como el mareo por movimiento no solo involucra a los ojos, la investigación ha demostrado que incluso los ciegos pueden experimentarlo. 

En este caso, diversas investigaciones han llegado a pensar que el cibermareo es un subtipo de mareo por movimiento, pues no involucra el sistema vestibular y se desencadena solo ante estímulos visuales. Al fin y al cabo, las dos condiciones comparten muchos de los mismos síntomas, como náuseas, sudoración, mareos y fatiga.

Investigadores de la Universidad de Newcastle en Australia estudiaron las respuestas fisiológicas al mareo y la enfermedad digital en 30 voluntarios adultos jóvenes, durante dos ensayos diferentes que se realizaron separados por al menos una semana. 

En el primer de los ensayos, los pacientes fueron expuestos a un estímulo vestibular: tener los ojos vendados y montar una silla giratoria motorizada mientras inclinaba la cabeza a intervalos regulares. Para el segundo experimento, la prueba de estímulo visual, los participantes se subieron a una montaña rusa de realidad virtual. Ambos ensayos fueron diseñados para abarcar un máximo de 15 minutos. 

En las pruebas, se les pidió a los voluntarios que continuaran mientras pudieran tolerar síntomas incómodos. Durante ambos ensayos, los investigadores midieron la tasa de sudoración de los participantes a través de sensores colocados en sus frentes. Los voluntarios completaron cuestionarios antes y después del estudio, para evaluar la gravedad de su malestar.

Solo uno de los participantes del estudio completó los 15 minutos en cualquiera de las pruebas, lo que indica que la mayoría del grupo experimentó mareos y cibermareo avanzados o graves en todos los ensayos. Las náuseas, mareos y sensación de calor y sudoración fueron los síntomas que se informaron con mayor frecuencia en el cuestionario posterior al ensayo. 

Hubo poca diferencia en la clasificación de gravedad autoinformada y en las medidas fisiológicas objetivas entre los ensayos de movimiento y de ciberseguridad, lo que sugiere que "el cuadro clínico de la enfermedad de movimiento avanzada (evaluada como un espectro de síntomas y su intensidad) es muy similar, “independientemente de si es inducido por estímulos visuales puros o por estímulos puros. Esta conclusión contradice los resultados publicados anteriormente", escribieron los investigadores.

Estos resultados pueden tener un significado práctico que podría afectar la seguridad pública, anotó el equipo de investigación. "La tecnología (de realidad virtual) simple y relativamente barata podría usarse para pruebas de preselección ocupacional en aquellas profesiones en las que el mareo por movimiento es un criterio de exclusión o representa un riesgo laboral común (como pilotos, conductores de transporte público, operadores de grúas, etc)", concluye el estudio. 

Información relacionada