WhatsApp: conversaciones que son pruebas

17 - Octubre - 16

Según expertos, las charlas a través de esta popular aplicación podrían ser usadas como pruebas judiciales. El problema: es posible inventarlas.

Ciberseguridad

La creciente utilización de servicios de mensajería no solo está transformando la forma como las personas se comunican. Cada vez más personas cambian a las llamadas telefónicas tradicionales por ‘chats’, que además de ser más prácticos les permiten llevar un historial organizado de sus conversaciones. 

Este cambio también se está reflejando en las leyes. El auge de WhatsApp o Gtalk, por ejemplo, ha permitido que las conversaciones a través de estas plataformas sean presentadas como pruebas de un delito ante los tribunales. Una jugada tan acertada como riesgosa. 

Andrés Guzmán, presidente de Adalid Corp, recuerda que solo buscando en Google es posible hallar los pasos y las aplicaciones para manipular la información contenida Whatsapp, mensajes de texto y otras aplicaciones. Entre las técnicas existentes para realizar estas acciones sobresalen las siguientes: 

  • Rootear: consiste en modificar el sistema operativo del dispositivo para ser controlado por el usuario y sobrepasar las limitaciones del fabricante. “Rootear un teléfono móvil es muy fácil, en Google se puede encontrar la forma para hacerlo con cualquier celular. Esta operación le permitirá, además, guardar una copia de toda la información del dispositivo en una tarjeta SD”, asegura Guzmán.
  • Conexión directa: las conversaciones de WhasApp no están cifradas y se guardan en formato de texto. Esto facilita su modificación con solo conectar el dispositivo a cualquier computador y ejecutar unos sencillos comandos que dan el control sobre el smartphone y las conversaciones guardadas en este.
  • Virus y malware: existen aplicaciones que permiten manipular los mensajes de forma remota o manualmente para hacerlas pasar como originales. 

“Aunque puede ser difícil saber si un mensaje de Whatsapp fue modificado, existen pruebas como el análisis en laboratorio de informática forense de los equipos que nos pueden confirmar o dar pistas de acciones fraudulentas”, dice Guzmán.

Para el experto, existen varios requisitos para que estos sean tenidos en cuenta como pruebas en un juicio. Primero, debe existir un informe emitido por un perito informático certificado que dé fe de la autenticidad del contenido de la conversación. Luego, el dispositivo móvil en cuestión debe quedar a disposición total del caso y ser llevado al juicio como prueba, junto con material impreso que soporte el mismo contenido de las conversaciones presentes en el teléfono celular.
 
“No es tan sencillo como la gente se imagina usar conversaciones de Whatsapp como pruebas en un caso. Por ejemplo, la contraparte puede alegar suplantación de identidad o simplemente borrar las conversaciones que lo puedan incriminar”, concluye Andrés Guzmán.
 
Frente al tema la legislación colombiana aún se tiene regulaciones específica, el nuevo código general de proceso y la Ley 527 de 1999, regulan lo concerniente a la presentación de documentos digitales en procesos judiciales.

Información relacionada