Tres casos de grooming en Colombia

12 - Abril - 16

Gracias a las denuncias anónimas, las autoridades han logrado capturar a depredadores sexuales que usan internet para llegar a sus víctimas. Así actúan.

Grooming

El grooming no es un cuento. En esta actividad, un depredador sexual se hace pasar por un menor de edad a través de perfiles en redes sociales, para hacerse amigo de niños que también las utilizan, ganar su confianza y luego involucrarlos en actividades sexuales reales o en redes de pronografía infantil. 

Ahora, las autoridades han encontrado la mejor arma para enfrentar a este delito en las denuncias de padres y estudiantes. Al utilizar su #PoderDigital, estos héroes anónimos están ayudando a proteger a todos los ciudadanos –en especial a los niños– de robos, estafas y depredadores sexuales que utilizan ‘la red de redes’ para engañar a sus posibles víctimas. 

Las denuncias no solo han contribuído a elevar el número de capturados por grooming, sino además a entender la forma en que actúan para llegar hasta sus víctimas potenciales. Estos son tres casos de acosadores que utilizaban el grooming como una forma para abordar a menores de edad a través de redes sociales, para involucrarlos en actividades de pornografía infantil o atacarlos sexualmente en la vida real. 

Todos fueron capturados por las autoridades gracias a denuncias anónimas realizadas en el sitio web de Te Protejo o en el CAI Virtual de la Policía Nacional. Omitimos los nombres de los capturados, por tratarse de personas que aún se encuentran en medio de procesos judiciales por sus actividades. 


El imitador de cantantes 
Este hombre de 23 años –sin identificar aún por parte de las autoridades– contaba con dos perfiles falsos en Facebook, a nombre del cantante Maluma. A través de estas presencias en línea se ganaba la confianza de niñas de entre 9 y 12 años, a quienes pedía fotografías y videos en que aparecieran desnudas o en ropa interior. 

Una vez las menores de edad le enviaban el material que él solicitaba, las amenazaba con publicar las imágenes o enviárselas a sus padres a menos que accedieran a sostener relaciones sexuales con él. 

En el momento de la captura, la Policía realizó la incautación de 15 discos duros, 5 tabletas, 9 celulares, 15 memorias micro SD y 2 memorias USB, que utilizaba para almacenar y distribuir las imágenes. 

La captura se realizó gracias a la denuncia de una madre de una menor que fue víctima del delincuente. El capturado se encuentra a disposición de la Fiscalía, que le dictó medida de aseguramiento en una prisión. Afronta una pena de entre 10 y 20 años por el delito de pornografía infantil. 


Quien usaba a su propia hija
Este ingeniero industrial de 40 años fue capturado por las autoridades en el barrio Ciudad Jardín (Cali) a comienzos de marzo. Su principal característica consistió en crear un perfil falso en Facebook, en el cual utilizaba el nombre y las fotografías de su propia hija de 11 años. 

Gracias a esta página ganaba la confianza de niñas de edades similares a quienes, a través de engaños, les pedía fotografías desnudas o en ropa interior. Una vez recibía las imágenes, amenazaba a sus víctimas con publicarlas a menos que se encontraran personalmente con él en algún lugar público de la ciudad. 

El hombre las obligaba a ir a moteles de Cali, donde ingresaba en un automóvil de vidrios polarizados, con el cual impedía que los empleados de esos establecimientos pudieran percatarse de la edad de sus acompañantes. Al momento de su arresto, tenía dos computadores, dos discos duros y varias memorias USB con material pornográfico.  

Las víctimas de este sujeto pertenecían a 10 colegios de las ciudades de Cali y Yumbo. La captura se produjo gracias a la denuncia de la madre de una de sus víctimas, quien se percató de la situación y acudió a las autoridades. 


Un delincuente con dos perfiles falsos
Periodista de 27 años de edad. Entre los años 2011 y 2015, utilizó dos perfiles falsos de Facebook, en los cuales se presentaba como una mujer llamada Juliana Salazar, para contactar a estudiantes de colegios de estratos altos, de entre 13 y 16 años. Después de ganar su confianza les pedía fotos en las que estuvieran desnudos o en diferentes poses sugestivas.

Luego, a través de otro perfil falso a nombre de Andrés Monsalve, extorsionaba para no revelar estas fotografías y videos. En estos casos, les pedía más imágenes o que accedieran a encontrarse con él. Las autoridades estiman que cerca de 150 niños habrían sido víctimas de esta persona.  

Uno de los padres de las víctimas denunció ante las directivas del colegio está situación, lo que motivó la presentación de una denuncia ante la Fiscalía General. El ente investigador contactó a expertos en delitos informáticos de la Policía Nacional.

El acusado se encuentra en libertad condicional, pues pasaron los 60 días establecidos por la Ley para el inicio del juicio, desde la presentación del escrito de acusación. 

 

Información relacionada