Tapar la cámara del celular: ¿seguridad o paranoia?

27 - Septiembre - 16

Antes de llegar a las ‘medidas extremas’, revise otras formas de evitar que sus dispositivos sean ‘raptados’ y usados en su contra.

Prevención

La noticia no tardó en darle la vuelta al mundo: el director del FBI, James Comey, y el creador de Facebook, Mark Zuckerberg, cubren las cámaras y los micrófonos de sus computadores con cinta adhesiva para evitar ser espiados. Y los expertos dicen que no está mal hacer lo mismo con los de los teléfonos inteligentes y las tabletas.

Especialistas en seguridad citados por varios medios aseguran que acceder a la cámara o el micrófono de un dispositivo electrónico sin que el usuario se dé cuenta es muy fácil. Y mencionan que se han conocido casos de personas que han sido víctimas de chantaje con imágenes captadas sin su consentimiento, desde sus propios dispositivos.

Habitualmente, las aplicaciones que quieren usar la cámara y el micrófono del teléfono inteligente o del portátil piden permiso para hacerlo, de manera que una primera barrera de protección sería impedirles que lo hagan. Para eso se necesita que los usuarios lean y entiendan los mensajes que aparecen en la pantalla de su dispositivo, y que no den ‘aceptar’ sin tener idea de lo que hacen.

Tampoco sobra darse una pasada por la herramienta de configuración de su equipo para verificar a qué aplicaciones les ha dado permiso para ‘verlo’ y ‘oírlo’.

Pero también hay software malintencionado que se cuela y toma control de las herramientas sin pedir permiso. Lo logra porque los usuarios visitan sitios poco recomendables o dan clic sobre enlaces que prometen contenidos interesantes, con el objetivo final de instalarse clandestinamente en sus dispositivos.

Tener instalados y actualizados los sistemas de seguridad del equipo (antivirus, antimalware, firewall…) es otra manera de aumentar la protección. Pero seguro que Comey y Zuckerberg lo hacen. Entonces, ¿por qué de todas maneras usan la cinta adhesiva? Algunos dicen que es paranoia. El director del FBI asegura que los ataques cibernéticos son inevitables. Algunos van más allá de lo tecnológico y los acusan de doble moral.

“Es probable que a través de un antivirus se consiga bloquear estas amenazas, o que realmente se encienda la luz que acompaña a la cámara y nos alerte de su actividad. Sin embargo, ninguna de estas medidas es 100% fiable, porque constantemente surgen nuevas amenazas”, afirma el experto en tecnología Carlos Hergueta a la publicación S Moda del diario El País (España). 

Algunos afirman que la única medida realmente efectiva para evitar ser espiados a través de las cámaras de los dispositivos móviles es un bloqueo físico. En otras palabras, una cinta en el lente y en el micrófono. O una carcaza que incluya estos servicios.

Situación incómoda para los fanáticos de redes sociales cuya razón de ser es compartir fotos, videos y grabaciones de sus actividades diarias… 

Al final, la decisión está en sus manos, así que: 

  • Lea, entienda y actúe de manera consecuente frente a los mensajes de su celular cuando le pide permiso de hacer algo.
  • Desactive las autorizaciones para aplicaciones que no necesitan su cámara y su micrófono.
  • No visite sitios ni de clic sobre enlaces sospechosos (algunos son tan inocentes que generan sospechas).
  • Mantenga actualizadas sus herramientas de seguridad.

Y si aún no se siente tranquilo, entonces ahora sí: ponga una cinta adhesiva en el micrófono y en el lente de su cámara.

Con información de:

Información relacionada