Tres reglas de etiqueta para el celular en la mesa

28 - Febrero - 17

Ignorar a las personas por ver el teléfono es una práctica que se debe evitar a toda costa. Estas son algunas recomendaciones para hacerlo.

Phubbing

La práctica del ‘phubbing’ sigue creciendo entre personas de todas las condiciones económicas, sociales y educativas. Esta extraña palabra inglesa que surge de la unión de ‘telefono’ y ‘desaire’ (phone + snubbing) se usa para catalogar la acción de “prestarle más cuidado al dispositivo celular que a las personas que están alrededor”.  

De acuerdo con Scott Steinberg, autor del libro Netiquette Essentials, el phubbing constituye una falta mayor que debe ser evitada a todo costo. “No solo te saca del momento e interrumpe el flujo natural del diálogo y las interacciones entre las personas, sino que envía el mensaje a los demás de que tu no estás presente o activamente comprometido con ellos, y que encuentras otras actividades más importantes”, comenta.  

Justamente, a partir de estas ideas, el autor Troy Dreier propone en su columna en NJ.com tres reglas muy sencillas al momento de utilizar el teléfono celular cuando se está en público. De acuerdo con el experto éstas permiten que la persona recupere al menos un poco de su paz mental y le permitirán mejorar los modales ante las otras personas. 

  1. Cuando esté sentado y acompañado en la mesa –cenando o tomando un café–, nunca revise su teléfono. Bajo ninguna circunstancia. Ahora bien, si está esperando un mensaje realmente urgente y necesario, ofresca disculpas y revise su dispositivo en un lugar retirado de la mesa, como el lobby o una sala contigua. 
     
  2. Recuerde que el ‘modo de avión’ se puede utilizar incluso cuando no está subido en una aeronave. Los teléfonos se han transformado en distractores permanentes: hacen ruidos, reciben llamadas, vibran ante cualquier mensaje. La mejor recomendación es utilizar esta modalidad cuando atienda una reunión o se encuentre en la mesa con otras personas.
     
  3. Absolutamente todas las interacciones a través de mensajes textos –o de WhatsApp– que requieran más de dos comentarios por persona amerita una llamada telefónica. Recuerde que estas herramientas no son adecuadas para sostener conversaciones que sean muy largas –en especial porque su interlocutor puede estar ocupado con cosas diferentes a poner cuidado a la pantalla de su celular-. 

Aunque estas son algunas sugerencias, tenga en cuenta que en la actualidad se considera un acto de mala educación y poca cortesía estar pendiente del celular mientras se está en la mesa. 

 

Con información de: 

 

Información relacionada