Website Security Test

¿Qué tan vulnerables pueden ser sus hijos en las redes sociales?

16 - Febrero - 16

¿Alguna vez le ha llegado una solicitud de amistad, fotos o mensajes inapropiados en Facebook de alguien desconocido? Es posible que como padre responsable, ninguna de estas acciones le suene familiar, pero a sus hijos sí.

acoso sexual

En primer lugar, los niños y adolescentes tienden a confiar en los demás, ya que en su ambiente normal solo conocen a sus amigos y compañeros de estudios, a sus profesores y a sus padres, por ende, creen que todo el mundo es igual de confiable, pero sabemos que no es así. Es importante que como padres tengamos esto en cuenta, porque en la era digital se hace necesario proveer a nuestros hijos de la máxima protección en este mundo tan amplio.


¿Cuáles son los riesgos escondidos en las redes sociales?

Si bien como adultos, entendemos que no debemos aceptar solicitudes de extraños, ni responder sus mensajes, los niños no lo saben, eso los hace potencialmente vulnerables a todo tipo de ataques. Sobre todo si sus redes no están correctamente configuradas y si no han obtenido educación sobre la seguridad online.

  • Entre los problemas más comunes se encuentra el cyberbullying, una nueva tendencia de intimidación y acoso escolar, donde los niños no tienen escapatoria pues en internet no hay refugio ni tiempo muerto. Los niños pueden ser tanto víctimas, como cómplices o testigos, de maltrato psicológico a través de las redes.
     
  • Otro caso peligroso tanto para niños como para adolescentes, se trata del grooming en el que adultos se hacen pasar por jóvenes utilizando cuentas falsas, luego seducen al menor de edad hasta construir una relación dependiente, de modo que en algún punto los niños acepten encontrarse a solas con ellos, momento que aprovechan para raptarlos y hacerles daño físico y verbal.
     
  • Las cuentas que permiten tener seguidores, tales como Instagram o Twitter, facilitan a los acosadores de menores, información detallada de sus víctimas potenciales, así como para ladrones de contenido que toman las fotos y videos de los chicos, para venderlas a otras personas.
     
  • Entre los mismos adolescentes, su sexualidad recién descubierta y desbordante se filtra en las redes, de esa forma muchos chicos piden a chicas que les envíen fotos semidesnudas o desnudas, y esto incluso puede ocurrir públicamente en algunas redes.
     
  • Los niños y adolescentes creen que tienen todo bajo control, pero cualquier comentario, foto o video podría perjudicar su futuro, ya que se está haciendo popular entre empleadores registrar el “pasado” de sus candidatos a través de las redes sociales.
     
  • Las redes sociales también pueden causar adicción, pues los jóvenes se obsesionan fácilmente con ser sociales, intentando conseguir likes y comentarios, por ello se la pasan comprobando sus pantallas por si alguien les ha enviado una notificación.


¿Cómo proteger a nuestros hijos en las redes sociales?

Primero que nada, la mayoría de estas redes no deberían ser utilizadas por menores de 13 años, y en sus términos de uso lo aclaran, no obstante no tienen manera de bloquear el acceso, ya que el niño solo tiene que mentir sobre su edad para crear un perfil. Como padre debe tener esto en cuenta y ser usted quien les impida entrar.

Ahora bien, una vez que cumplan los 13 años, no puede pretender aislarlos por completo, sabemos que quiere mantenerlos a salvo, pero la solución no es encerrarlos tras una burbuja, es mejor monitorearlos de cerca y conversar con ellos acerca de la seguridad online.

Puede enseñarles a configurar sus cuentas para que ningún desconocido pueda ver lo que publican, así mismo debe prohibirles hacer amistad y entablar una conversación, ni mucho menos, una relación con un desconocido, hábleles muy claro sobre las consecuencias y peligros que pueden afectarles.

Haga que confíen en usted y evite hacer algo a sus espaldas, los jóvenes son muy astutos para evadir los controles parentales, es mejor ir de frente y recomendarles que acudan a usted cuando tengan un problema.

 

-

*Escrito para En TIC confío por Catalina Lopez Zuluaga