Phubbing: “Suelte ese teléfono y míreme”

16 - Marzo - 16

Cada vez más común, este problema aparece cuando la gente prefiere ver sus celulares que a las personas que tiene cerca.

Ciberdependencia

Los teléfonos inteligentes nos están alejando de quienes más queremos. En los restaurantes, en el tráfico, mientras se trabaja o en la universidad: cada vez más personas dejan de prestarles atención a quienes tienen cerca, a cambio de sumergirse por horas en las pequeñas pantallas que cargan en sus bolsillos. 

En los países de habla inglesa esta práctica se conoce como ‘phubbing’, un juego de palabras que une a los términos ‘teléfono’ y ‘grosería’ o ‘desairar’ (phone + snubbing). En otras palabras, es borrar a quien se tiene al frente; es decirle al planeta que es más interesante lo que pasa en su dispositivo móvil que su vida real.

Esta práctica ya está generando conflictos. Según una encuesta de la organización Science Direct a 453 adultos en Estados Unidos, el 46,3% de las personas dijo haber sido ‘reemplazado por un teléfono inteligente’ por parte de su pareja, mientras que 22,6% acusó a esta actitud de generar conflictos en el hogar. 

El mismo estudio dice que 36,6% de los encuestados se siente deprimido porque su pareja realiza esta actividad con frecuencia. 

Así pues, el phubbing es un riesgo que debemos evitar (o por lo menos controlar). El #PoderDigital para lograrlo está en tus propias manos. Solo debes soltar el teléfono para aplicarlo, a través de estas simples recomendaciones: 

1. Solo navega en algunos momentos. Evita usar el celular para navegar en la noche, muy temprano en las mañanas o durante los fines de semana. Estos son momentos para conversar con tu familia o realizar actividades diferentes a estar conectado (como practicar algún deporte o leer un libro). 

2. No navegues desde tu teléfono al menos una hora antes de acostarte. Según algunos expertos, las pantallas electrónicas producen una estimulación que puede producir problemas para conciliar el sueño. Nunca permitas que los niños se acuesten a dormir con algún dispositivo digital. 

3. La mesa es para comer, no para chatear. Las horas del desayuno, el almuerzo y la cena suele ser un momento de integración con la familia o con los amigos, donde se puede conversar amenamente e intercambiar conocimientos. Utilizar teléfonos inteligentes mientras se come algo además es un acto de mala educación.  

4. No uses el celular como alarma. Los expertos recomiendan sacar el teléfono del cuarto para evitar la tentación de revisar las redes sociales o los correos electrónicos en cualquier momento. Además, no necesitas un despertador de $2 millones, si puedes conseguir uno muy bueno por menos de $20.000.

5. Escribe una lista de actividades que puedes hacer sin el teléfono. Jugar cartas con la familia, caminar con los amigos, leer un libro, aprender a cocinar o simplemente ir a cine son actividades que se pueden realizar sin necesidad de ayudas tecnológicas. 

Ahora es tu turno: 
¿Qué harías para llamar la atención de alguien que prefiere revisar sus mensajes en el celular que mirarte?


Con información de: Stop Phubbing, Child Parenting y Tech Times

 

Información relacionada