¿Por qué el sexting siempre será mala idea?

16 - Febrero - 16

Compartir imágenes comprometedoras con otras personas solo trae desventajas: desde perder el control sobre su imagen en línea hasta exponerse a chantajes.

Abuso Sexual

Tomarse un autorretrato desnudo y enviarlo a otra persona mediante mensajes de correo electrónico, Snapchat o de WhatsApp dejó de ser una actividad inocente o divertida. El ‘sexting’ –como se conoce– se ha convertido en uno de los grandes focos de riesgo en internet. 

Lastimosamente, este es un fenómeno que está creciendo fuertemente entre jóvenes. Según la organización Do Something, el 24% de los adolescentes –con edades entre 14 y 17 años– ha realizado este tipo de prácticas en Estados Unidos. En este caso, el 40% de las mujeres participó como ‘una broma’, el 34% para sentirse sexy y el 12% porque se sintió presionada por sus amigas. 

Por lo pronto, existen cuatro grandes razones por las cuales realizar sexting es una idea que solo trae consecuencias negativas. Estas son: 

1.    Pérdida de control: una vez oprima el botón ‘enviar’, perderá todo el control sobre las fotografías o los videos que comparta en internet. Ahora, esas imágenes podrán aparecer en redes sociales, en sitios de pornografía, en el correo electrónico de sus padres e hijos, o en cualquier página web. No importa la confianza que tenga con la otra persona, ella podría perderlas en un descuido o utilizarlas para algún beneficio personal.
 
2.    Consecuencias sociales: cuando imágenes de connotación sexual o pornográfica comienzan a ser compartidas, su protagonista se expone a actos de humillación, ciberacoso o matoneo. Recuerde que estas imágenes podrían durar varios años puestas en sitios web, por lo que quedarían a merced de posibles empleadores o responsables de reclutamiento en centros educativos.

3.    Consecuencias físicas: de acuerdo con el sitio web I Keep Safe, estos contenidos sexuales incrementan las posibilidades de abusos físicos. En estos casos, la persona podría recibir chantajes a cambio del ‘silencio’ –por lo general, los criminales exigen dinero o favores sexuales– o violencia física por parte de padres o amigos furiosos por estas imágenes. 

4.    Retaliaciones: al entregar una foto comprometedora a la pareja, la persona inocentemente le está dando un gran poder e influencia sobre ella. En caso de una ruptura, podría utilizar esta imagen para armar una campaña para minar su credibilidad y reputación a través de amigos comunes, en redes sociales. 
 
Ahora es su turno: ¿Qué otras consecuencias ha visto en el sexting? ¿Cómo lo detendría?

 

Información relacionada