No todo lo que brilla es oro

14 - Septiembre - 16

A través de perfiles de Facebook, hay delincuentes que ofrecen jugosos premios para que sus víctimas potenciales accedan a sus peticiones. Este es un caso.

Grooming

La oferta sonaba muy tentadora para tres niñas de 13 años. Ellas estaban reunidas en casa de Liliana*, en El Poblado (Antioquia), haciendo tareas en el computador, cuando recibieron el mensaje a través del chat de Facebook en que María Camila Arroyave, una supuesta estudiante de diseño de modas, las invitaba a ser modelos en desfiles de moda. 

La joven –que decía además trabajar en una importante fabricante de ropa interior femenina– les propuso realizar un ‘casting’ mediante una videollamada. Si resultaban elegidas para desfilar en el lanzamiento de un nuevo producto, ella les prometía un jugoso pago monetario y la posibilidad de ganar premios que incluían teléfonos inteligentes, patinetas eléctricas, viajes y entradas a conciertos de cantantes de moda. 

“Por suerte, una de las niñas sospechó del tema y decidieron cortar la conversación sin más explicaciones y contarme lo que estaba pasando. Al otro día, la misma persona intentó contactarlas de nuevo por Facebook y, ya advertida, me hice pasar por ellas para seguirle la corriente y ver cuál era la propuesta”, comenta Isabel Correa, tía de una de las niñas. 

Durante la charla, María Camila Arroyave realizaba la misma propuesta, pero hacía énfasis en que el casting debía realizarse de inmediato (ver imágenes). Con esto presionaba a las menores para que tomaran una decisión impulsiva y eliminaba el riesgo de que le contaran a algún alumno. 

Correa le dijo que realizaran el casting y le confesó que ella era tía de una de las niñas. “En la videollamada, apareció una rubia que hablaba efusivamente pero a quien no se le escuchaba nada. Tras unos segundo, resultó muy evidente que la rubia se trataba del video de una persona de un call center, que nos estaban proyectando desde un celular”, dice. 

Después de que Correa le dijo que iban a acudir a las autoridades pues creía que se trataba de una forma de engaño, Arroyave se desconectó y eliminó su perfil en Facebook. Lastimosamente, la red social no permite denunciar perfiles que ya no existen en su plataforma.

Este caso genera varias acciones urgentes a seguir: 

  • Promueva la confianza entre los menores a su cargo y coménteles de estos casos para que estén alerta y le cuenten cualquier situación sospechosa que suceda en internet. Recuérdeles que nadie va a ofrecer grandes premios o regalos sin nada a cambio. 
  • Denuncie de inmediato en TeProtejo.org y la misma red social cuando conozca alguno de estos casos. Así, las autoridades podrán recopilar evidencias, capturar a quienes estén detrás de estas actividades y evitar nuevas víctimas. 
  • Procure estar cerca de los niños cuando naveguen por internet e interésese por sus actividades en línea. Con esto podrá advertirle ante posibles riesgos en línea.

*El nombre fue cambiado por solicitud de sus familiares. 

Imagenes:

Imagen Denuncia

Denuncia 2

 

Información relacionada