“No cedí al chantaje de un abusador en internet”

16 - Febrero - 16

Alejandra Lemus denunció a quien intentó acosarla sexualmente a través de redes sociales. Así evitó ser víctima de sextorsión.

Ciberacoso

Por: Alejandro González T.  - @katxako

A mediados de abril, Alejandra Lemus Cárdenas recibió un mensaje en Facebook que la dejó helada: un usuario identificado como Juan Ruiz le hacía exigencias sexuales a cambio de no hacer públicas unas fotografías en las cuales ella aparecía desnuda. El sujeto amenazaba con enviar un correo electrónico con esas imágenes a todos sus conocidos si se negaba a aceptar. 

Ruiz incluyó en su mensaje los números telefónicos y las cuentas de correo de personas que Alejandra conocía bien, como familiares y amigos. Y para hacer más serias sus demandas, puso los datos de sus cuentas bancarias, la dirección de su casa y los nombres de gente muy cercana a ella (su hermana y su madre). Era un chantaje directo en que el sujeto ponía poco tiempo –para que su víctima no pudiera reaccionar– y una tarea aparentemente sencilla: enviarle cuatro fotos desnuda. 

… es una amenaza, lo intenté arreglar como amigos, pero no quieres. Por última vez, me mandas esas fotos y te dejo en paz o vamos por las malas. Responde 4 fotos y te dejo en paz, tu decides. ¿Sí o no? Bueno, te doy 10 minutos, si no pues se las envío a todos”, decía Ruiz en sus mensajes. 

Alejandra siempre ha sido una berraquita. Amante de los comics, el ánime y el rock (“algo de indie, algo de post hard core, algo de alternative”), esta joven técnica en atención de primera infancia siempre ha contado con el apoyo de sus padres para generar un pensamiento propio y crítico de las cosas. Para tomar decisiones radicales cuando se necesitan. Para no dejársela ‘montar’ de cualquier aparecido. 

“Hablé con mis papás y les expliqué la situación. Luego acudí a mis amigos más cercanos, quienes también me apoyaron. Es importante generar estas redes de apoyo con gente de confianza, eso te da mucha libertad para enfrentar estos riesgos de forma efectiva”, comenta. 

Después de denunciar ante la Fiscalía, Alejandra dio a conocer su caso en su perfil de Facebook. Además de relatar los hechos y compartir el intercambio de mensajes con Juan Ruíz, publicó las imágenes que él usaba para chantajearla: “Tuve que editarlas un poco para cumplir las normas de la red social. No quería que bloquearan mi perfil por uso indebido”. 

La reacción de los usuarios fue impresionante. En poco tiempo, más de 70 personas habían compartido su caso que, además de alertar de esta situación, mostraba la forma en que operan los ciberdelincuentes para acosar a sus víctimas y llevarlas al extremo, a enviarles más fotos comprometedoras, a acostarse con ellos. Incluso, mujeres y hombres que tenía entre sus contactos de Facebook, le manifestaron que recibieron mensajes de ese perfil pidiéndoles fotos en ropa interior. Ese mismo día, Juan Ruíz cerró su perfil ante la avalancha de insultos que comenzó a recibir. 
 
Sin proponérselo, Alejandra se convirtió en una ‘embajadora’ de quienes atraviesan por situaciones similares. “Desde que publiqué mi denuncia, he recibido decenas de mensajes de todo tipo de personas que me piden consejo sobre cómo actuar o que, tristemente, me dicen que optaron por ceder ante las amenazas, han terminado violadas y en círculos donde los delincuentes las siguen chantajeando”, dice. 

¿Cómo hizo Ruiz para obtener esas imágenes y todos sus datos, incluso su información bancaria y los nombres de sus padres?

- Todo comenzó en noviembre pasado cuando me robaron el celular en un evento al que asistí. Aunque puse la denuncia y reporté el robo, el tipo logró acceder a toda la información que tenía guardada en el equipo y a los datos de mis cuentas de Facebook y WhatsApp. Yo no uso bloqueo en mi teléfono. 

¿Por qué mostrar el caso en Internet?

- Porque me costó mucho tener autoestima y no quiero que otras personas sean afectadas por un caso similar. Además no entiendo el abuso y la opresión. Es algo con lo que no convivo. No quiero que otras mujeres se dejen oprimir por miedo o desinformación. 

Ahora, Alejandra Lemus está comprometida con divulgar su caso para lograr que las víctimas de este delito no se queden calladas. La mejor forma para frenar el chantaje en línea de los abusadores es denunciarlos ante las autoridades o a través de canales anónimos de denuncia –como Te Protejo (www.teprotejo.org)–. Si las personas vencen el miedo, estos delincuentes nunca podrán afectarlas.  

También lea: ¿Cómo denunciar un caso de sextorsión?