Cómo hablar de sexting a sus hijos

09 - Junio - 17

Si bien el sexting es una actividad libre, cuando los realizan menores de edad podría tener consecuencias serias para su futuro. Esto pueden hacer los padres para evitar los riesgos que plantea.

Abuso Sexual

Todo parece indicar que el sexting es una práctica cada vez más común entre los jóvenes del país, en la medida en que están despertando a su sexualidad y cuentan con herramientas tecnológicas –como teléfonos inteligentes- para realizarlo. Esta práctica hace refencia al envío de imágenes y videos propios en que se aparece desnudo o realizando actos sexuales a través de mensajes. 

De acuerdo con Fox News, se trata de una actividad que realizan los jóvenes, independientemente de su situación económica, cultural o religiosa, como una manifestación de su libertad e inocencia. 

Sin embargo, el sexting podría tener consecuencias legales cuando lo realizan menores de edad. Por ejemplo, si quien comparte la imagen tiene 12 o 13 años, estaría enviando material de abuso sexual infantil (o pornografía infantil), que tiene penas de hasta 20 años para quien la produzca, distribuya o almacene. 

Además, podría ser utilizado por delincuentes, para chantajear y obtener alguna contraprestación por parte de los niños. 

Por esto, es importante que los padres tomen cartas en el sexting, lo comprendan y guíen a los jóvenes a su cargo. Pero, ¿qué pueden hacer frente a los riesgos que plantea para sus hijos?

1.    Oriéntelos. Es importante que los niños sepan que, una vez envíen una de estas imágenes, perderán todo control sobre ella. El remitente podrá reenviarla a otras personas, subirla a sitios web o, simplemente, almacenarla para utilizarla en el futuro. Es importante recordárles que si les daría pena mostrar esas imágenes a sus padres o amigos, lo mejor es no tomarla. 

2.    Sea su aliado. Los adolescentes se sienten más cómodos de hablar con los padres cuando sienten que ellos los entienden y son sus amigos. Asegúrese de que sus hijos saben que pueden acudir a usted siempre que tengan problemas, sin recibir castigos o recriminaciones.

3.    Monitoree sus movimientos. Instale un programa de control parental en los dispositivos que utilizan los menores de edad, para saber cuando instalan alguna aplicación nueva o con quienes conversan. Recuerde que el sexting también es un arma que pueden utilizar acosadores para ganar poder sobre sus posibles víctimas. 

Información relacionada