¿Cómo hablar con sus hijos sobre estar en línea?

20 - Octubre - 16

Si a usted le interesan las actividades y amistades de los pequeños en el mundo real, ¿por qué no habrían de interesarle también las del mundo virtual?

Educación

Los padres actuales parecen tener más habilidad para comunicarse con sus hijos, en especial sobre algunos temas que antes eran considerados tabú. Sin embargo, parece que el diálogo sobre tecnología todavía enfrenta algunas barreras relacionadas sobre todo con asuntos como el respeto a la privacidad.

Dejar que los niños y jóvenes anden por el mundo digital sin una orientación no es una buena idea, menos cuando allí enfrentan riesgos como el grooming o el ciberacoso. 

Entonces, ¿cuál es la mejor manera de acercarse a sus hijos para hablar de tecnología, sin provocar reacciones negativas en ellos? Expertos estadounidenses de la iniciativa Stop.Think.Connect (Pare, piense, conecte) recomiendan comenzar el diálogo lo más temprano posible, desde que los pequeños empiezan a interactuar con los dispositivos electrónicos.

El diálogo debe ser abierto y honesto, y siempre se deben tener en cuenta los sentimientos de los menores. “Incluso si sus hijos se sienten cómodos acercándose a usted, no espere a que sean ellos los que empiezan las conversaciones”, recomienda el manual ‘Hablando con jóvenes acerca de estar en línea’. En el sitio iWomanish puede encontrar algunas sugerencias sobre preguntas que puede hacer para comenzar el ‘diálogo digital’ con ellos.

Los expertos estadounidenses identifican tres etapas en las que las características de la interacción varían según el desarrollo de los menores: Niños (hasta los 8 años), jóvenes (entre 8 y 12 años) y adolescentes (mayores de 12 años). 

  • Niños: requieren supervisión constante de los padres y orientación con respecto a los sitios que pueden visitar. No se los puede dejar solos, pues pueden llegar a sitios web o espacios que les generen confusión o miedo.
  • Jóvenes: son más autónomos para navegar y escoger actividades en línea, pero siguen requiriendo supervisión y apoyo. Es ideal que realicen sus actividades digitales en un lugar que no quede aislado de sus padres o acudientes. En esta etapa se deben establecer las normas de tiempo de permanencia en el computador o los videojuegos, y de respeto por las actividades familiares o sociales en las que no deben intervenir los dispositivos electrónicos.
  • Adolescentes: son mucho más independientes y no es realista pretender acompañarlos en todas sus actividades digitales; pero también es un buen momento para probar los valores que se les han inculcado desde la infancia. “Incluso los más conocedores necesitan entender que no todo lo que ven en Internet es verdad, que la gente allí puede no ser quien parece, que la información e imágenes que comparten pueden ser vistas a lo largo y ancho del mundo, y que una vez algo es publicado en línea es casi imposible echarlo para atrás”, dice la guía de Stop.Think.Connect.

En cualquier etapa, es importante que su hijo sepa que puede confiar en usted, que puede contarle las cosas que le suceden en línea sin reparos; que si hace algo mal, puede contar con usted para encontrar una solución y evitar que el incidente se repita. 

No tenga miedo de preguntarle a su hijo qué actividades realiza y quiénes son sus amigos en línea. Finalmente, como padre a usted le interesa conocer a sus amigos reales, ¿por qué no también a los virtuales?

Y tenga en cuenta lo que dice el portal Healthy Children: “Los niños siempre serán niños. Los niños cometerán errores usando los medios digitales. Intente lidiar con los errores con empatía y haga que el error se convierta en una lección aprendida”.

Es importante no ‘satanizar’ la tecnología ni los dispositivos electrónicos, pero tampoco ponerlos en un altar más allá de las relaciones normales entre padres e hijos. Al formar parte de la vida de todos, también son un asunto de familia.

Con información de:

 

Información relacionada