El desorden de los factores mejora las contraseñas

17 - Febrero - 16

Cada vez más expertos recomiendan eliminar los patrones y alargar la longitud de las claves de acceso. Así puede hacerlas

Ciberseguridad

En materia de contraseñas seguras para sistemas informáticos, parece que el orden de los factores sí altera el producto. Al menos así lo sostienen investigadores del instituto Eurecom, que afirman que la sola combinación de letras y números no es suficiente.

Según un estudio que presentaron el año pasado en la Conferencia de Seguridad Informática y Comunicaciones ACM, la complejidad para descubrir una contraseña está relacionada con la variedad de los patrones que se utilizan al crearla. 

Un reporte de Panda Security sobre los resultados de la investigación explica que es común que la gente utilice palabras clave que comienzan con una letra mayúscula, siguen con minúsculas y terminan con uno o varios números. Este esquema es predecible y facilita el trabajo de los ladrones de contraseñas, que usan herramientas cada vez más sofisticadas.

Por eso, la investigación recomienda agregar símbolos a la fórmula y ordenar los elementos de una manera diferente: no empezar siempre con una mayúscula, no terminar siempre con los números, e intercalar los símbolos (@, $, &) entre las secuencias... 

A partir del mismo estudio, Technology Review añade que tratar de que las contraseñas sean lo más largas posible también es una buena idea. El mínimo recomendado son 8 caracteres, pero en este caso parece que más también es mejor. Esto también ayuda a variar los patrones mencionados.

Pero a las nuevas recomendaciones de los investigadores no hay que quitarles las normas básicas que siempre se deben tener en cuenta:

  • No use secuencias de letras (abcde…), números (1234…) o teclas adyacentes (qazxsw…), que claramente son un patrón fácil de identificar.
  • No use palabras o números relacionados con usted (el nombre de su novia, su fecha de cumpleaños, las iniciales del nombre de sus hijos…).
  • No use la misma contraseña en dos servicios diferentes.
  • No apunte las contraseñas; al menos, no en lugares de fácil acceso para otras personas, como un papel debajo del teclado o pegado a su monitor. 
  • Cambie sus contraseñas con frecuencia (al menos cada 6 meses, recomiendan los expertos). 

Si no se siente seguro para crear una contraseña, existen aplicaciones que lo hacen por usted y que además mantienen sus claves seguras. Claro, siempre y cuando usted tome las medidas pertinentes para que dichas aplicaciones y la información que contienen no caigan en manos de terceros. 

En resumen, haga caso a la recomendación de El Diario, de España, y al crear una contraseña, tómese la tarea en serio. 

Con información de:

Información relacionada