Cuatro mitos de la pornografía infantil

12 - Octubre - 15

Estos son algunos de esos mitos más populares y su realidad.

Abuso Sexual
Cuatro mitos de la pornografía infantil

Cada vez, aparecen nuevas creencias relacionadas con este delito, sus penas y la forma para denunciarlo. Estos son algunos de esos mitos más populares y su realidad.
En los últimos días, la Policía Nacional ha capturado y desmantelado varias de las redes más grandes de pornografía infantil que operaban en Colombia y que tenían nexos con bandas criminales de otras partes del planeta. 
 
Tristemente, a pesar de las penas que pueden enfrentar, estas redes de delincuentes siguen creciendo en todo el mundo. Por lo general, estos sujetos se aprovechan del desconocimiento que tienen las víctimas sobre las leyes y las formas para denunciarlos, así como de los prejuicios de los navegantes, para ofrecer sus servicios con total impunidad. 
 
Estas son cuatro de esas creencias que hacen carrera entre los navegantes y que, en muchas ocasiones, terminan beneficiando a los criminales. 
  
Mito: Publicar fotos de mis bebés desnudos, mientras los baño o en un paseo, es pornografía infantil. 
 
Depende. Muchos padres comparten en sus redes sociales fotos de sus hijos pequeños desnudos como parte de su cultura y tradición: mientras los bañan o disfrutan de unas vacaciones en clima cálido. La clave para que estas imágenes no sean consideradas pornográficas está en el contexto que las rodea. 
 
En otras palabras, enmarcar estas fotos en un ámbito y unos espacios digitales donde se demuestra que no tienen mayor intención que rescatar una parte de la vida familiar es muy distinto a hacerlo en lugares dedicados a actividades ilícita, como sitios web o catálogos de niños para pedófilos. 
 
Ahora bien, al compartir este tipo de imágenes, usted abre la puerta para que alguien las capture o las robe, para alimentar bases de datos de pornografía infantil o poner en riesgo físico a sus menores de edad. 
 
Mito: Solo quienes aparecen en imágenes de pornografía infantil pueden denunciar a sus auspiciadores ante las autoridades. 
 
Falso. Todas las personas están en capacidad de denunciar aquellas imágenes que contengan pornografía infantil. La organización TeProtejo.org cuenta con una plataforma donde todos los usuarios pueden denunciar fácilmente sitios en internet o servicios en línea que se encargan de distribuir este material ilegal. 
 
Las personas interesadas en denunciar estos materiales en línea, solo deben dar clic en el botón ‘Pornografía infantil’, en la primera página de TeProtejo.org. Allí deben dar la dirección electrónica y el nombre del sitio web dedicado a estas actividades. El 97% de las denuncias son enviadas a la Policía en un día, y el 3% restante en el segundo día. 
 

Mito: No vale la pena denunciar casos de pornografía infantil, pues nunca pasa nada. 
 
Falso. Gracias a las denuncias que realiza la ciudadanía, las autoridades han logrado desactivar sitios web que distribuyen fotografías y videos de pornografía infantil, capturar a delincuentes dedicados a esta actividad y salvar a miles de niños de caer en estas redes de explotación. 
 
Según cifras de TeProtejo.org, el 80% de los sitios en internet que distribuyen esta clase de material ilegal son bloqueados durante los tres primeros días desde que reciben la denuncia. El 93% son retirados durante la primera semana. 
 
Mito: Es pornografía infantil si comparto por Internet o celular fotos de una compañerita de colegio desnuda.
 
Cierto. Aunque tiene algunas distinciones y matices. El Código Penal colombiano considera a la pornografía infantil como un delito, que se castiga con penas de prisión de hasta 20 años, más el pago de una multa de hasta 1.500 salarios mínimos mensuales. En este caso, el artículo 218 considera que no solo se requiere que la persona fotografíe, filme y venda este material, sino que además condena a quien lo compre o lo distribuya de alguna forma. Para el caso expuesto, el proceso penal y la eventual condena por este delito, será diferente a partir de la edad de la persona: a los menores de 18 años se aplica la legislación correspondiente al Código de Infancia y Adolescencia.

Información relacionada