¿Cuál es el mejor momento para tener una consola?

31 - Marzo - 16

Dejar que los niños muy pequeños tengan acceso a estos dispositivos podría generarles inconvenientes en su desarrollo del lenguaje y comportamiento.

Videojuegos

Cada vez más padres quieren regalar a sus hijos alguna consola de videojuegos en   alguna fecha especial, como su cumpleaños o durante la Navidad. Ante todo, encuentran un dispositivo ideal para el entretenimiento integral, en la medida que, junto a los juegos electrónicos, pueden acceder a internet, almacenar música y fotos, ver películas de BluRay o comunicarse con personas en cualquier parte del planeta. 

Antes de adquirirla, tenga presente que los expertos no las recomiendan para determinadas edades. De acuerdo con la Academia Estadounidense de Pediatría, antes de los cinco años, los niños no comprenderán las secuencias lógicas que proponen los videojuegos, al tiempo que podrían encontrarse con temáticas inadecuadas para sus edades: violencia, sexo o conversaciones maduras.   

Para la organización, a esa edad, los niños deben destinar más tiempo en desarrollar su propia creatividad, a través de juegos donde interactúen con su medio ambiente y personas reales, como sus padres y hermanos. “El juego no estructurado es más valioso para el desarrollo del cerebro que cualquier exposición a medios electrónicos (incluyendo la televisión y los celulares)”, dice la Academia. 

Junto a esto, los niños menores de tres años que están expuestos a videojuegos y programas de televisión suelen presentar retrasos en lenguaje. Estos inconvenientes pueden generar problemas de atención en el futuro cuando llegan a etapa escolar.  
 

Si decide comprar una consola a sus hijos mayores de seis años, también es importante que tenga en cuenta ciertos aspectos, que le ayudarán a reducir los riesgos y brindarán una experiencia adecuada a los niños: 

-    Recuerde que la mayoría de consolas de videojuegos permite que los niños tengan comunicación con extraños a través de internet y de las redes sociales. Hable con sus hijos sobre los riesgos que pueden encontrar en línea y anímelos a denunciar cualquier situación extraña. 

-    Ponga la consola en sitios abiertos del hogar, donde pueda ver el tipo de videojuegos que están usando los niños y las actividades que realizan –para guiarlos cuando sea necesario–. 

-    Siempre pregunte por la edad recomendada por los fabricantes de videojuegos antes de comprar cualquier título. Recuerde que podría exponer a sus niños sin saberlo a hechos violentos, palabras de grueso calibre o contenidos solo aptos para mayores de edad. 

-    Fije normas claras de uso. Ponga horarios para la utilización de la consola, para que no interfiera con las obligaciones de los niños y les dé espacio para que interactúen con el mundo real. Lo recomendable sería que entre semana no la usara más de una hora diaria y que los fines de semana no excedan las dos horas.  

Con información de The Guardian y Forbes 

Información relacionada