Los cinco fraudes más usados en internet

14 - Diciembre - 16

Durante el transcurso de este año, las personas y las empresas han tenido que lidiar contra gran cantidad de engaños y riesgos cuando utilizan Internet para sus actividades. Estos son los más comunes.

Ciberseguridad

Cada vez más delincuentes utilizan internet y las nuevas tecnologías para engañar a sus posibles víctimas, a través de mentiras, sitios web falsos y amenazas. Lastimosamente, los usuarios terminan creyendo las historias que reciben a través de redes sociales o en mensajes que llegan a sus cuentas de correo electrónico.

De acuerdo con John Jairo Echeverry, director de Servicios Forenses de Adalid, los usuarios y las organizaciones no suelen tener en cuenta procesos de prevención informática, que les permita alertar y evitar ser víctimas de manos criminales mientras navegan. “Es claro que los delincuentes informáticos son expertos en usar la tecnología para cometer sus ilícitos y cada día inventan nuevas metodologías de engaño”, comenta el ejecutivo.

Por lo pronto, esta firma prestadora de servicios de seguridad de la información realizó una investigación entre expertos en tecnología de varias organizaciones de Colombia, quienes entregaron su visión de los fraudes más comunes en la red. Según ellos, estos son los cinco más frecuentes en el país: 

  • Phishing: se trata de la captación de datos personales y financieros a través de sitios web o correos electrónicos que aparentan ser de corporaciones bancarias o empresas reconocidas. En el caso de las empresas, han comenzado a afectar el pago de proveedores, de nóminas y primas de vacaciones.
  • Ransomware: es la utilización de software malicioso para que el delincuente obtenga la capacidad de bloquear o ‘secuestrar’ los equipos infectados de forma remota. En estos casos exigen el pago de ‘rescates’ para que el afectado no pierda toda su información o pueda recuperar el control sobre sus propios dispositivos.
  • Ataque a páginas web: es el intento por robar la información de los usuarios de algún servicio en internet o por dejarlo sin operación para afectar a sus clientes. Pueden realizarse por ‘inyección’, cuando modifican la base de datos; por ‘denegación del servicio’, cuando atacan al sitio web con un número exagerado de solicitudes o usuarios que deja sin acción su sistema; por ‘fuerza bruta’, donde intentan descifrar todas las combinaciones posibles para encontrar sus contraseñas, o por ‘cross site scripting’, en el que implantan comandos maliciosos en el sitio web para robar sus datos.   
  • Hurto interno: en este delito, un empleado permite la vulneración de sistemas que contienen información bancaria, financiera o contable de su organización. Puede tratarse de un delito intencional, por descuido o por malos hábitos.
  • Vulneración de documentos bancarios: que incluyen cuentas, títulos y tarjetas de crédito que son accedidos por medios digitales y pueden ocasionar grandes pérdidas por eventos puntuales o un desangre permanente en pequeñas cantidades.
Información relacionada