Ciberbullying: guía para profesores

16 - Febrero - 16

Los maestros y padres de familia pueden implementar acciones para evitar o responder acertadamente problemas de ciberbullying entre menores de edad. Estas son algunas recomendaciones.

Ciberacoso
Ciberbullying: guía para profesores

Como dice la sabiduría popular: “Los niños pueden ser muy crueles”. Y es que, como parte de su crecimiento, suelen divertirse a costa de sus amigos y compañeros de clase, con actividades inocentes que van desde ponerles apodos hasta burlarse de los errores que cometen.

Estos juegos, lastimosamente, pueden generar un acoso sobre algunos menores, cuando estas burlas se vuelven repetitivas y cotidianas, al tiempo que comienzan a lastimar la autoestima de quienes las reciben.

Con la llegada de herramientas tecnológicas e Internet a las aulas de clase, estos traspasaron los muros de los colegios y escuelas. Ahora, la víctima de ciberacoso o cibermatoneo no solo debe soportar que esas burlas hirientes las realicen incluso personas que nunca ha visto, sino que además lo persiguen incluso hasta sus propios hogares, a través de redes sociales.

Así pues, los profesores de colegios y escuelas pueden implementar varias estrategias para detectar y evitar casos de matoneo en sus aulas de clase. Al fin y al cabo, ellos pueden detectar fácilmente cuando alguno de los estudiantes cambia radicalmente su estado de ánimo o su comportamiento.

Estas son cinco recomendaciones que maestros y padres de familia eviten que crezcan los casos de ciberacoso entre sus grupos de influencia.

1. Forme ciudadanos digitales

Para la fundación Open Colleges, es importante enseñarles a los niños que las mismas reglas aplican cuando se está dentro o fuera de Internet. En este caso, hay que asegurarse de que saben claramente cuáles son los riesgos que pueden encontrar en línea y cuál es la mejor forma para evitarlos: esto les ayudará a tomar decisiones más sabias.

2. Incremente la toma de conciencia

La mejor arma que tiene la sociedad para enfrentar sus peligros es el conocimiento. Antes que crear pánico sobre el uso de la tecnología o difundir malentendidos, cuando los alumnos conocen y comprenden los riesgos, se genera una atmósfera positiva donde todos los miembros del grupo saben cómo actuar para cuidarse mutuamente. De acuerdo con Open Colleges, en este punto es importante nombrar casos de cibermatoneo y hacer que los mismos estudiantes los resuelvan.

3. Responda sabiamente, nunca de afán

Muchos padres y educadores pueden empeorar los casos de cibermatoneo, al actuar de forma apresurada ante la primera señal. Según la organización ConnectSafely, muchos casos de matoneo involucran a niños marginados del grupo y a un abusador que aprovecha esa ventaja para incrementar su poder y estatus. Al actuar de forma pública, muchos profesores pueden lograr que el niño sea considerado ‘el sapo’ del curso e incrementar esa marginalización.

4. Establezca una comunicación abierta con los alumnos

Para Open Colleges, los alumnos deben saber a quién acudir antes de que tengan problemas de matoneo. Lo mejor es contar con recursos claros y que estén disponibles para estas situaciones. Por ejemplo, poner una urna donde los estudiantes puedan realizar denuncias anónimas.

5. Impulse políticas de ‘Cero tolerancia’

Finalmente, los expertos recomiendan crear normas internas que dejen claro que es inaceptable cualquier tipo de matoneo. Estas reglas sirven como una buena forma para evitar agresiones verbales y establecer las normas de convivencia esperadas.

Información relacionada