¿Hubo acoso en caso del ‘conductor de Uber’?

10 - Abril - 17

Contactar a un usuario para fines personales con datos obtenidos en la actividad profesional sería una violación del Habeas Data.

Ciberacoso

En días pasados, un conductor particular que utilizaba la plataforma Uber utilizó los datos de una pasajera suya sin autorización para intentar contactarla. Básicamente, había quedado encantado por su belleza y quería saber si podía invitarla a salir. 

Una vez la afectada filtró la conversación que tuvo por WhatsApp, a través de uno de sus amigos, se prendieron las alarmas en las diferentes redes sociales. En muchos casos comenzó a hablarse de ‘acoso sexual’ por parte del enamoradizo conductor, a pesar de los términos respetuosos que utilizaba.  

A través de un comunicado, la empresa se refirió a las acciones que tomaría en este caso: "Lo descrito por esta usuaria es inaceptable y es contrario a los términos y condiciones de uso de Uber. Estamos investigando el caso y el conductor será desactivado de nuestra plataforma". 

De acuerdo con la legislación colombiana, este caso está lejos de constituir un acoso sexual por parte del conductor hacia la usuaria: 

Ante todo, el artículo 210A de la ley 599 del 2000 define a los acosadores sexuales como aquellos que en beneficio suyo o de un tercero “y valiéndose de su superioridad manifiesta o relaciones de autoridad o de poder, edad, sexo, posición laboral, social, familiar o económica, acose, persiga, hostigue o asedie física o verbalmente, con fines sexuales no consentidos, a otra persona”.

Según le dijo el abogado penalista de la Universidad de Antioquia Francisco Javier Tamayo al periódico El Colombiano, en este caso constituye un acto atrevido, pero no puede considerarse acoso desde el derecho penal. El especialista aclara que la acción sí fue indebida en cuanto al uso de los datos de la plataforma. 

Justamente, en este caso sí hubo una violación clara al Habeas Data, que la Corte Constitucional define como el derecho que tienen los ciudadanos a vigilar el acceso, inclusión, exclusión, corrección, adición, actualización y certificación de esos datos a las empresas que los recolecten. Así mismo, limita las posibilidades de divulgación, publicación o cesión de esta información. 

A través de la página en Facebook de En TIC confío, los seguidores demostraron gran conocimiento sobre el tema. En este caso, resaltamos las siguientes frases: 

“No me parece, fue una consulta respetuosa aunque usó datos privados, no fue grosero y eso es valioso, la seguridad de la información si es indelicado”, Claudia Borja. 

“La verdad acoso no es. Pero si una falta de respeto y rompimiento a la ley de protección de datos que debe cumplirse en el país”, Luis Rodríguez.

“Obvio que sí, nadie tiene por que soportar que un desconocido prestando un servicio salga con esas cosas. Si fuera una app de citas no seria problema, es un servicio premium por el que la gente paga para transportarse, no para estas pendejadas”, William Pardo Peñuela.

Con información de: 

 

Información relacionada